La Babel del country (II)

torre de babel
Noruega. Uno de los países europeos donde la música country ha alcanzado mayor predicamento –aparte de Reino Unido e Irlanda, por razones obvias– es Noruega. El grupo country más importante de este país escandinavo es Hellbillies, cuyas letras están en el dialecto de Hallingdal. Con posterioridad, han surgido otros cantautores como Heidi Hauge o Bjoro Haaland, que cantan sobre la vida cotidiana en Noruega mezclando elementos folk y country. En la localidad de Seljord se celebra un festival de country con carácter anual en el mes de julio. Os invito a escuchar un tema de Bjoro Haaland, llamado Hei gamle landevei:

Finlandia. Aunque los seguidores de música country no son tan numerosos aquí como en Noruega, su presencia se hace notar. De hecho, los fans del género han creado una página en facebook https://www.facebook.com/CountryMusicFriendsPageInFinland que lleva a cabo una importante labor de promoción de las citas más señaladas en el calendario country. Aquí tenéis la versión de Tapio Heinonen del clásico Take me home, country roads, de John Denver, cantado en finlandés con el nombre de Vanha Tie.

El country se escucha hasta en el espacio

astronaut-floating
Cuando faltan pocas semanas para que el próximo 2 de marzo se desvelen los ganadores de la 86ª edición de los premios Oscar, le dedico un breve espacio a la película Gravity, que opta a 10 estatuillas, y que ayer ganó seis premios Bafta de la Academia Británica, entre ellos el de la banda sonora.
La razón es muy simple. Al comienzo de la cinta, se reconoce una canción del género más puramente americano: me refiero al tema Angels are hard to find, de Hank Williams Jr. (sí, el hijo del legendario Hank).
La canción aparece en dos álbumes de Hank Williams Jr.: Living proof, de 1974, y Pure Hank, de 1991, y su inclusión en la película de Cuarón no puede ser más apropiada; ya que habla de la soledad y el aislamiento, algo que, como bien sabéis, experimentan los protagonistas durante todo el metraje.
El tema se presenta como una oración a Dios, a quien el cantante pide un ángel al que amar e idolatrar. Aunque en esencia la canción se refiera a una mujer, podría ser aplicable a cualquier ser amado (por ejemplo, a la hija de Sandra Bullock). En resumen, Angels are hard to find trata sobre la necesidad de mantener la esperanza pase lo que pase.
El tema aparece dos veces durante la película: la primera, en la escena inicial, cuando Matt Kowalski (George Clooney) y Shariff (Paul Sharma) flotan en el espacio mientras la doctora Stone (Sandra Bullock) repara el telescopio Hubble, y la última cuando Kowalski remolca a Stone hacia la Estación Espacial Internacional. Os dejo con ella. Una buena canción es difícil de encontrar.

La Babel del country (I)

torre de babel
Este blog sostiene que el country no es solo un estilo de música, sino un estilo de vida, y este estilo ha calado hondo en otras latitudes. Diversos artistas lo han hecho suyo, adaptándolo a su lengua vernácula. Empezamos aquí un repaso por los puntos de la geografía mundial donde se sigue con especial interés la música country:
Alemania. Este país tiene unas raíces musicales muy marcadas. ¿Sería posible entender la música clásica sin los compositores germanos? ¿Y qué decir de los cabarets del período de entreguerras? Pues bien: en los últimos años, se han abierto aquí numerosos bares en los que suena música country. Tal es el caso del American Western Saloon, en el barrio de Reinickendorf, al este de Berlín, o del Rattlesnake Saloon, en Munich, donde nos podemos encontrar con grupos como Truck Stop, o este Nashville Music Company, que interpreta su Country Music in Good Old Germany:

Francia. Nuestros vecinos tienen tal afición a este género, que una asociación vela por su desarrollo. La Country Music Association France (www.cmafrance.com) otorga sus propios premios, en colaboración con la Federación Francófona de Country Dance y Line Dance (www.ffcld.com). Además, en 2008, y dada la irresistible popularidad del country, se abrió una revista en francés dedicada a este estilo de música, cuya cabecera es Made in USA (www.countrymusicfrance.com). Si os parece, vamos a escuchar este poema cantado en boca de uno de los artistas franceses más vendidos en Estados Unidos, Johnny Halliday, el que fuera esposo de Sylvie Vartan, y que no dudó en americanizar su nombre, con el ya clásico Quelque chose de Tennessee que aparece en su álbum Rock’n Roll Attitude de 1985, donde afirma que “todos tenemos algo dentro de nosotros de Tennessee, una fuerza que nos empuja hacia el infinito”.

Las grabaciones de Bristol: el debut de los grandes

VictorTalkingLogo
Hasta ahora hemos visto algunas grabaciones de música country: las de Eck Robertson con Henry C. Gilliland, Fiddlin’ John Carson o Vernon Dalhart. Todas ellas tenían un punto en común: los artistas debían desplazarse a Nueva York para grabar, ya que las discográficas no contaban con ninguna otra sede. Esto cambió en 1927, cuando algunos productores visionarios de la Okeh Records o la Columbia decidieron enviar personal de su compañía en busca de nuevos talentos en el centro y el sur de Estados Unidos, caldo de cultivo de la música country.
Ralph Peer era uno de ellos. Dejó la Okeh por la Victor Talking Machine Company y fundó un estudio de grabación en la pequeña localidad de Bristol, Tennessee, concretamente en un almacén de sombreros de State Street. Pidió ayuda a su amigo Stoneman para localizar nuevos talentos en las zonas rurales y, siguiendo su consejo, se trasladó a los Apalaches –sobre todo Georgia, Carolina del Norte y Tennessee– y reclutó a varios músicos de la zona.
Entre el 25 de julio y el 5 de agosto de 1927, se desarrollaron maratonianas sesiones de grabación en Bristol, en las que actuaron el propio Ernest Stoneman, quien formó un grupo, los Dixie Mountaneers, Ernest Phipps, Eck Dunford, los Blue Ridge Corn Shuckers, Blind Alfred Reed o B. F. Shelton, todos ellos de carrera efímera.
Sin embargo, las sesiones sirvieron para descubrir a dos gigantes de la música country: la familia Carter (cuyas grabaciones tuvieron lugar el 1 y 2 de agosto) y Jimmie Rodgers (que lo hizo el 4 de agosto).
La familia Carter grabó los siguientes temas: Bury me under the weeping willow, Little Log Cabin by the Sea, The poor orphan child, The storms are on the ocean, Single girl, married girl y The wandering boy. Por su parte Jimmie Rodgers hizo lo propio con The soldier’s sweetheart y Sleep, Baby, sleep.
Estos once días en Bristol sirvieron para descubrir tanto a la población americana como al resto de discográficas lo lucrativo que podía ser el negocio del country y, por ello, se les puede considerar el Big Bang del género.
Todo se lo debemos, en fin, al productor Ralph Peer, que publicó a artistas de jazz como Fats Waller, Louis Armstrong, Jelly Roll Morton, música popular de Hoagy Carmnichael, las Andrews Sisters o Glenn Miller, y a otros artistas country. El conjunto de su carrera le valió ser miembro del Salón de la Fama del country.
De la familia Carter, aquí tenéis The poor orphan child.

Y de Jimmie Rogers vamos a escuchar su nana Sleep, baby, sleep, con su inconfundible yodel. Será como un dulce viaje al pasado…

Grand Ole Opry: la catedral del country

Grand Ole Opry
Durante las primeras décadas del siglo XX, era habitual en EE.UU. que los habitantes de las zonas rurales organizaran bailes en el granero para divertirse. Allí podían demostrar sus dotes musicales y, a su modo, disfrutar de una fiesta campestre de una forma muy económica, ya que se vivían tiempos difíciles. En 1925, echó a andar una emisora de Nashville, WSM, que muy pronto empezó a retransmitir semanalmente uno de estos bailes de granero, ideales como plataforma publicitaria.
El lema de la empresa dueña de la emisora era We Shield Millions (“Protegemos millones”), lo que explica las siglas con que fue bautizada la radio. El primer baile que retransmitió fue el 28 de noviembre de 1925, y el programa (“el espectáculo que hizo famosa la música country“) duró una hora. Al principio, el show no tenía un nombre concreto, pero en 1927 empezó a ser conocido como Grand Ole Opry, debido a un comentario de su presentador y director, George D. Hay, que en cierta ocasión lo introdujo así: “Durante la pasada hora hemos estado escuchando música extraída de la Gran Ópera, desde ahora os presentamos la Grande y Vieja Pequeña Ópera”.
Hay había fundado su propio programa con la colaboración del violinista de 77 años Uncle Jimmy Thompson. Durante los primeros años en antena, el show contó con las intervenciones de pioneros del country como los Blinkey Brothers, Sid Harkreader, Deford Bailey, Fiddlin’ Arthur Smith o los Gully Jumpers; si bien la primera auténtica estrella que intervino en él, desde 1926, fue Uncle Dave Macon, un virtuoso del banjo.
En un primer momento, el local desde el que se retransmitía el espectáculo no era fijo. Nació en unas oficinas en la segunda planta de un edificio abandonado en Union Street, en Nashville, y la sede fue cambiando a medida que el público aumentaba: en 1934, se fijó en el Hillsboro Theatre; en 1936, lo acogió el Dixie Tabernacle; y, en 1939, se asentó en el War Memorial Auditorium. Como todos se quedaban pequeños, la organización optó por cobrar una entrada de 25 centavos en este último recinto con el objetivo de limitar el aforo.
Sin embargo, su popularidad iba en aumento, y en 1943 los responsables se vieron obligados a trasladarse al Ryman Auditorium, que contaba con más de 2.500 localidades, y por el que pasaron figuras como Roy Acuff, el rey de la música country; Hank Williams, cuyos problemas con la bebida provocaron su despido en 1952; Webb Pierce; Faron Young; o Lefty Frizzel, entre otros. El teatro fue el hogar de la música country hasta 1974, cuando el presidente Nixon inauguró Opryland, una especie de parque temático para este estilo de música.
Si queréis estar al tanto de los próximos espectáculos en el Opry, podéis visitar su página www.opry.com. Y aquí podéis escuchar la emisora para verificar con vuestros “propios oídos” su eslogan: “Solo el Opry pone las estrellas más brillantes a tu alcance”.
En los años 30, la familia Carter arrasaba en el estilo country. En esta grabación de la radio la oímos interpretando el clásico Wildwood Flower.

Y escuchemos ahora al irrepetible Uncle Dave Macon, la primera estrella del country que actuó en el Grand Ole Opry, en una grabación de diciembre de 1939.

Alabama Monroe

alabama-monroe
Mañana llega a las pantallas españolas la película belga Alabama Monroe. Dos días antes, unos cuantos elegidos pudieron disfrutar de su preestreno. Tras la proyección y como colofón a ésta, hubo una actuación antológica del grupo de bluegrass Bodega Bay, en un concierto celebrado en la librería 8 y1/2 (calle Martín de los Heros, Madrid).
Alabama Monroe cuenta una historia de amor aderezada con música bluegrass. Sin duda, la banda sonora habrá gustado a los americanos, que han distinguido a esta cinta con una candidatura a los premios Oscar en la categoría de película de habla no inglesa (está rodada en flamenco e inglés).
La historia se centra en una pareja; él, Didier, intérprete de banjo y admirador de la vida americana; ella, Élise, dueña de un salón de tatuaje. Cuando nace su hija, Maybelle, su vida se trastoca por completo.
En definitiva, una obra sobre gente real en situaciones reales, que consigue anclar a su butaca al espectador de principio a fin, gracias a un excelente montaje en el que abundan los flashbacks.
Su director, Felix van Groeningen (Gante, 1977), ha sacado lo mejor de un reparto en estado de gracia. La actriz Veerle Baetens obtuvo uno de los premios del Cine Europeo, y Johan Heldenbergh no se queda atrás. Fue este último quien escribió la obra de teatro en que se basa la película.
¿Y qué decir de la banda sonora? Pues que la ejecuta íntegramente The Broken Circle Breakdown Band, dirigido por Bjorn Eriksson.
Os dejo con un tema clásico de bluegrass que aparece en la película. Se titula Wayfaring stranger (“El forastero vagabundo”) y es conmovedor donde los haya. Os va a gustar.

Walking the floor over you. Ernest Tubb, 1941

Uno de los fenómenos de la música country es el honky-tonk, en realidad unos locales en los que se ofrece música en directo, generalmente country. Ernest Tubb fue uno de los primeros en popularizar este subgénero con un tema imperecedero, Walking the floor over you, que se podría traducir como: “Dando vueltas fruto de la preocupación por ti”.
En su primera versión, la guitarra eléctrica de Fay “Smitty” Smith daba la réplica al trabajo vocal y la guitarra acústica de Tubb. Smith era oriundo de Dallas, Texas, y conoció a Tubb cuando ambos trabajaban para una emisora local, la KGKO.
A principios de los 60, Tubb volvió a grabar el tema con su propia banda, The Texas Trobadours, y su éxito ha sido tal que, a lo largo de la historia, ha llegado a vender más de un millón de discos. Ciertamente, el sello discográfico Decca, fundado en 1929, acertó plenamente al mostrar interés por este tema, cuya buena salud se ha prolongado hasta nuestros días, como prueba la buena acogida de la reedición que Decca Records presentó en 2012 con los mayores éxitos de Tubb.
A buen seguro, uno de los factores que explican su vigencia 75 años después es la típica pronunciación nasal propia de Texas y el ingenio que muestra la letra de principio a fin.
Esta tiene un tono nostálgico, por el sentimiento de pérdida que acecha al narrador, quien deambula por su propia habitación sin poder hacerse a la idea de que su pareja le ha abandonado. Al final, el autor sugiere que a su chica le podría aguardar el mismo destino, por lo que también se sentirá sola. Todo un consuelo, ¿no? Donde las dan, las toman.

2013 Top Selling Album

CrashMyPartyCD
According to the final sales totals provided by Soundscan, this has been a great year for country music since three albums went up to the top 10. The 37-year-old Luke Bryan has turned his album Crash my party into gold. The artist, born in Leesburg, Georgia, released his fourth studio album via Capitol Records on August, 13, 2013, and has sold the amazing figure of 1,521,000 units, making it the third best selling album of the year and the first one concerning country music. It was a commercial success from the beginning since the first week it had already sold more than half a million copies. This album consists of 13 tracks and the total length is 44 minutes.
Last year was for sure a pretty busy one for Bryan, for this was his second album to be released after Spring Break… Here’s to Party, that went into the market in March.
Listen to the awesome and catchy song That’s my kind of night, that was for 12 weeks in a row at the top of the Billboard Hot Country Songs:

Crash my party in Amazon

Qué es la vida… un frenesí

Josh Turner

La vida es una serie de puñetazos. Presenta muchos retos y dificultades pero la gente que hace frente a esos puñetazos y sigue adelante son los que tienen más éxito, más alegría en su vida y más historias que contar.

Life is a series of punches. It presents a lot of challenges. It presents a lot of hardship, but the people that are able to take those punches and able to move forward are the ones that really do have a lot of success and have a lot of joy in their life and have a lot of stories to tell, too

Josh Turner

Eric Paslay

Eric-Paslay-album-cover-CountryMusicIsLove
Esta semana, concretamente el 4 de febrero, vio la luz el álbum con el que debuta Eric Pasley, nacido en Texas en 1983. Su carrera comenzó en 2011, y al fin se ha decidido a grabar un disco completo de 11 pistas, que lleva su nombre y ha sido editado por la discográfica EMI Nashville.
El álbum refleja una visión muy particular del autor y, según ha declarado, “me ha enseñado a no tener miedo de mí mismo”. Los críticos no han ahorrado elogios hacia este trabajo. Matt Bjorke, de Roughstock, no ha dudado en declarar que “no se puede encontrar ninguna mala canción en Eric Paslay y verdaderamente es un temprano aspirante al álbum country de 2014”.
Quedaos con este nombre, que ha sabido ascender de promesa a realidad este año.
Su canción Friday night, editada en abril del año pasado, ha sido hasta la fecha su mayor éxito, y ha llegado al número 6 de Hot Country Songs. Sin embargo, esta no es su única obra maestra. Disfrutad aquí de su impresionante Song about a girl, que se editará como single el próximo 18 de febrero:

Eric Paslay en Amazon