Un artista, dos éxitos

ned miller 1ned miller 2
Reivindiquemos hoy la figura de uno de los grandes del country de los 60, hoy tal vez un poco olvidado tras su retiro hace más de 40 años.
Ned Miller nació en Utah hace 89 años y, tras su paso por el cuerpo de marines de Estados Unidos, se volcó plenamente en su carrera como compositor, iniciada en 1957 con la canción From a Jack to a King. Este debut no tuvo demasiado éxito, pero, tras firmar con el sello Capitol Records, volvió a grabarla en 1962, y entonces, amigos, sí que sí: el tema se convirtió en uno de los grandes hits de la música country de los 60.
En su letra, encontramos una sutil analogía entre una pareja enamorada y las cartas de la baraja (de una sota a un rey). El tipo, que no era más que una sota llena de soledad, supo jugar sus cartas, y ganó a una reina que le hizo rey de su corazón. En 1988, el cantante Ricky van Shelton nos regaló su propia interpretación, que se aupó a lo más alto de las listas. Escuchemos la versión original de Ned Miller:

Otro de los éxitos de Miller llegó en diciembre de 1964, con el single Do what you do do well. Con certera simplicidad, el padre del protagonista le repite que para triunfar en la vida lo único que hay que hacer es “dar su amor con todo su corazón y que haga lo que haga lo haga bien”.

El country marca su territorio (XV)

Welcome to Michigan Sign at State Border
41. Michigan. Os presento a un dúo de folk de California, The Milk Carton Kids, compuesto por Kenneth Pattengale y Joey Ryan. Sus miembros cargaban con una carrera en solitario que no terminaba de cuajar, y decidieron asociarse. Esta canción pertenece a su primer álbum, Prologue, lanzado en 2011, y del que el San Francisco Chronicle dijo que era “amargo y bello”. Su trayectoria no puede ser más prometedora: el pasado año, fueron nominados al Grammy por su álbum The Ash and Clay.

Autumn foliage reflection on lake in rural Pennsylvania
42. The Minnesota Song. El estado que vio nacer a Bob Dylan es conocido por sus inviernos extremadamente fríos, con temperaturas medias en el norte que rondan los 20 grados bajo cero. Dan Adler se sirve de esta circunstancia climatológica para hablarnos con humor de su vida: día sí, día también, tiene que despejar la entrada de su casa de nieve, por lo que decide irse a un lugar más cálido. ¡Pero ni eso puede! El día de su partida la temperatura desciende a 30 grados bajo cero, y no consigue salir de casa debido a la nieve que se acumula frente a la puerta. La letra tiene una referencia al clásico de David Allan Coe Take this Job and Shove it, cuando dice: “Take this Snow and Shovel it” (“coge la nieve y quítala con una pala”). Dan Adler escribió el tema en 1988, y lo reeditó en 2013 para su disco The Best so Far.

missouri
43. Missing Missouri. El estado que inspiró a Mark Twain dos de las novelas más importantes de la literatura americana –Las aventuras de Tom Sawyer y Huckleberry Finn– tenía que estar asociado necesariamente a canciones nostálgicas, de esas que rememoran el pasado como una magdalena de Proust. Sara Evans, nacida allí, evoca su vida en Missouri, donde residen todas las personas que realmente le importan.

The wings of a dove. Bob Ferguson, 1958

Aunque esta canción fue compuesta por Robert Bruce Ferguson, no se hizo famosa hasta dos años más tarde gracias a la grabación de Ferlin Husky que llegó al número 1 durante 10 semanas entre el 60 y el 61. La canción fue utilizada para la película sobre una estrella del country, Gracias y favores (1983) protagonizada por Robert Duvall. Por cierto, Duvall confiere a su interpretación del tema un ritmo lento y lleno de emoción. En 1987 la Broadcast Music Incorporated concedió a Ferguson una medalla por el millón de veces que había sonado canción en las ondas. Gran cantidad de artistas han visto el potencial de esta canción y la han grabado destacando las versiones de Loretta Lynn, Dolly Parton, el representante del bluegrass Ricky Scaggs, el grupo de gospel The Jordanaires entre otros. Respecto a la letra de la canción, une a la perfección la cadencia del country con la historia bíblica pues hace referencia a distintos pasajes de la Biblia donde Dios envía una paloma blanca a la humanidad como símbolo de su amor como cuando tras el diluvio universal envió una paloma a Noé para buscar tierra firme.

El country marca su territorio (XIV)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

39. Louisiana Blue. Esta canción fue compuesta por Radney Foster en colaboración con Beth Nielsen Chapman. La carrera como solista de Foster (Del Rio, Texas, 1959) comenzó en 1992 con un disco titulado precisamente Del Rio, Texas, 1959, al que pertenece este tema. Foster ha escrito canciones para otros artistas country como Sara Evans, Keith Urban, Jack Ingram o Gary Allan. La letra de Louisiana Blue menciona distintos lugares típicos del estado, como el lago Pontchartrain, la ciudad de Nueva Orleans –con su emblemática calle Basin Street–, o las zonas pantanosas, el bayou.

40. Massachussetts. Nadie pensaría que Massachussetts, un estado del norte, criara a un artista country de categoría, pero Aaron Lewis, nacido en Vermont –otro estado donde la tradición de este género brilla por su ausencia–, creció aquí. Sus primeros pasos los dio en el rock, pero pronto se dio cuenta de que se sentía más cómodo en el terreno del country, y en 2011 lanzó su disco Town Line, en colaboración con Charlie Daniels y George Jones. Al citado disco pertenece el tema que vais a escuchar, en el que el autor dice que en Massachussetts se siente como en casa. Luego vendría su primera obra en solitario, The Road.

I can’t stop loving you. Don Gibson, 1957

ray

Este clásico de las baladas country ha sido grabado por artistas especializados en todo tipo de géneros: blues, pop, swing, jazz, rockabilly, folk rock… La canción salió de la pluma de Don Gibson en 1957 y él mismo la grabó el 30 de diciembre de ese año. En 1958 apareció en un sencillo con O, Lonesome Me en su cara B. Sin lugar a dudas, la versión que más se recuerda es la de Ray Charles de 1962, tan personal y tan eterna. Fue número 1 durante 5 semanas consecutivas en el Billboard Hot 100, número 1 en las listas de R&B (rhythm and blues), número 1 en las listas británicas, número 1 en las australianas y 4 en las noruegas… Charles grabó el sencillo en febrero de 1962, junto con otro clásico de la música country, Born to lose. También lo incluyó en su LP Modern sounds in country and western music, cuyas ventas superaron el medio millón de copias y por que el que le dieron el disco de oro.
Otras versiones memorables fueron las de Kitty Wells, Roy Orbison, Frank Sinatra, Tom Jones, Ella Fitzgerald, Van Morrison o Count Basie, quien hizo una versión instrumental en clave de jazz. La última vez que el tema fue versionado fue en el disco de Madeleine Peyroux The blue room (2012).
I can’t stop loving you es, claro está, una canción de amor. El narrador recuerda una relación que tuvo y que no ha podido olvidar, por lo que decide vivir su vida con los sueños del ayer. Las horas felices que pasaron juntos no hace tanto le ponen triste, porque “no puede dejar de amarla”. He aquí la versión de Ray Charles.

El country marca su territorio (XIII)

lovekentucky

36. It’s got to be Kentucky for me. Que Tom T. Hall es un hijo de Kentucky queda claro en este tema, otro de los que dedicó a su estado. Lo podemos encontrar en el disco Faster Horses (1976), de Mercury Records. El cantautor compara diversos estados –Georgia, Tennessee, Colorado, California–, pero al final se queda con Kentucky, la única tierra que le ama.

Louisiana

37. Louisiana Saturday Night. En 1980, vio la luz el álbum I’m Countryfied, de Mel McDaniel, y este tema fue uno de sus mayores éxitos por la alegría que desprende. Lo compuso Bob McDill y hoy en día se utiliza como sintonía para un programa musical de una radio local de Nueva Orleans. El tema ha sido versionado por The Nitty Gritty Dirty Band y grabado por Don Williams. La canción es un ordeno y mando: “coge el violín y el arco, quítate los zapatos y baila en la cocina hasta que amanezca”.

38. Louisiana Stripes. Hank Williams ha gestado toda una saga en el género country. Como muestra, este botón de su nieto Shelton Hank, más conocido por su nombre artístico de Hank Williams III. La canción apareció como single en 2007 en el disco Straight to Hell. Su letra es tan curiosa como macabra: cuenta la historia de un hombre que mata a su mujer y al amante de ésta, que resulta ser un amigo suyo, y tira los cadáveres al arroyo. Le caen 99 años, pero no le importa porque acaba haciendo amigos en la prisión, y las canciones de George Jones le ayudan a sobrellevar sus penas. El título hace referencia al uniforme de presidiario de la penitenciaría de Louisiana.

Walking after midnight. Alan Block, 1956

patsy cline
La grabación de esta canción country se enfrentó a numerosas vicisitudes. Al poco de escribirla, Alan Block y Donn Hecht se la ofrecieron a la cantante Kay Starr, quien, a petición de su sello discográfico, la rechazó. El tema se archivó en baúl del olvido durante varios años, hasta que Hecht, ya en el seno de la Four Star Records, la desempolvó y se la presentó al productor de Patsy Cline, Paul Cohen.
Fue Decca Records el que finalmente se hizo con este paseo después de la medianoche. La grabación tuvo lugar en noviembre de 1956 y, en febrero de 1957, había reventado el mercado. Fue el primer gran éxito de Cline –llegó al número 2 de las listas del country–, con más de un millón de copias vendidas.
Y es curioso, porque al principio Cline no se mostraba muy convencida de sus posibilidades, y aceptó ponerle voz solo a condición de grabar también A poor man’s roses (or a rich man’s gold), una de sus canciones predilectas.
Aquí nos encontramos con todo un despliegue musical. La canción mezcla jazz y blues con singular fortuna, y los músicos, todos de primera fila –hay tambores, piano, guitarra acústica, guitarra rítmica, guitarra eléctrica y bajo acústico– derrochan creatividad y talento.
Entre sus colaboradores, figuran Harold Bradley o Bob Moore, que tocaron con Roy Orbison y Elvis Presley; Grady Martin, que lo hizo con Marty Robbins o Willie Nelson; y Owen al piano.
El impacto fue espectacular: en enero de 1957, un mes antes de que viera la luz, el programa de la CBS Arthur Godfrey Talent Scouts invitó a Patsy Cline a sus estudios, y, aunque su idea inicial era cantar A poor man’s roses, le convencieron de que presentara Walking after midnight. Cuando terminó, hubo tantos aplausos, que el “aplaudímetro” se rompió…
Previendo su éxito, la discográfica Four Star se asoció con la potente Decca Records para que fuera esta la que lo publicara, y la carrera de Cline, fichada por la citada Decca Records, fue fulgurante hasta su muerte.
La crítica dijo en su momento que la canción tenía “un aura de soledad”. La narradora está paseando después de la medianoche, y rememora lo que solía hacer con su ser amado. En el camino, encuentra “un sauce llorón llorando en su almohada y quizá está llorando por mí”. El sentimiento de soledad se acrecienta cuando “camina durante millas por la autopista buscándole” o cuando “los cielos se vuelven tenebrosos y el viento de la noche me susurra que estoy tan sola como se puede estar”.

El country marca su territorio (XII)

bourbon
33. Bourbon in Kentucky. Damos un salto en el tiempo: en 2013, Dierks Bentley grabó este Bourbon in Kentucky en forma de single y este mismo año lo ha incluido en su disco Riser, al que ya dediqué una entrada en febrero. La canción fue compuesta por Hillary Lindsey, Ryan Tyndell y Gordie Sampson. A través de su estribillo –”no hay en Kentucky suficiente bourbon para olvidarte”–, el cantante nos introduce en la desesperación de los corazones rotos.

34. Kentucky Waltz. Uno de los hijos más ilustres de Kentucky, Bill Monroe, compuso este tema en 1946, convirtiéndose en una de sus canciones más conocidas. Años más tarde, en 1951, Eddy Arnold lo catapultó al número 1 de las listas country, y la cantante Rosemary Clooney le dio un toque más melódico y le abrió la puerta de las listas pop. La historia se centra en un baile que tiene lugar bajo la luna después de la cosecha.

35. Kentucky in the morning. En 1969, salía a la venta el disco de Tom T. Hall (1936) Homecoming, con el que irrumpió en las listas de álbumes country. A este disco pertenece esta canción, todo un canto de amor a su estado natal. En la letra, Hall afirma que “Kentucky es un lugar donde el sol es cálido, el cielo es azul y el amor de una chica es verdadero”.

La niña prodigio

Tanya_Tucker
El éxito que os presento hoy fue grabado a los 14 años por la cantante de country Tanya Tucker (Seminole, Texas, 1958). Alcanzó el número 1 en 1974, hace 40 años, en un single de Columbia Records, y fue el tercero de su prodigiosa carrera, que empezó cuando tenía 13 años.
Would you lay with me (in a field of stone) fue compuesta por David Allan Coe, y dio título al disco que sacó en 1974. En la letra se plantean una serie de preguntas al ser amado para ver hasta qué punto su amor es verdadero. ¿Sería él capaz de acostarse con ella en un campo de piedra para satisfacer sus necesidades? ¿Se bañaría con ella en la corriente de la vida cuando hay luna llena? Y lo más importante: ¿la seguiría amando si estuviera arruinada y perdida, se quedaría con ella en los tiempos de dificultad?
La canción ha sido versionada por distintos artistas como Willie Nelson, Johnny Cash o el propio David Allan Coe en 1975.
Os dejo con la grabación de Tanya Tucker de 1973.

Aquí tenéis la versión de Willie Nelson, publicada en 1983 en su álbum Take it to the limit.

Por último, escuchad la versión de Johnny Cash en su álbum American III: Solitary man (2000).