Un concierto multitudinario

george_strait concert
George Strait, toda una referencia para el country contemporáneo, comenzó su carrera en 1981 y, desde entonces, ha enlazado un éxito tras otro, con más de 40 números 1. Según la Asociación de Industria Discográfica de Estados Unidos (RIAA, en sus siglas en inglés), ha vendido 68,5 millones de discos, lo que lo sitúa en el puesto 12 de los artistas de todos los tiempos.
A sus 62 años, este portento de la naturaleza ha decidido poner fin a su carrera con la gira The Cowboy Rides Away, que empezó en enero de 2013… y ha terminado el mes pasado, concretamente el 7 de junio.
Su concierto de despedida tuvo lugar en el AT&T Stadium de Arlington, Texas, y cabe precisar que George Strait se despidió a lo grande, con nada menos que 104.793 entradas vendidas.
Como teloneros, acudieron los texanos Asleep at the Wheel, y en el concierto, de unas tres horas de duración, lo arroparon estrellas invitadas de la talla de Kenny Chesney, Miranda Lambert, Jason Aldean, Vince Gill o Alan Jackson, entre otros.
La Academia de la Música Country ha otorgado a Strait, en este año de su despedida, el premio al Entertainer of the Year.
Os dejo con el primer single del artista, Unwound, escrito por Dean Dillon y Frank Dycus, tema que el maestro escogió para concluir su multitudinario concierto.

El Blues ya no será lo mismo

johnny winter
Permitidme que hoy nos salgamos del terreno country para rendir homenaje a una figura de la Música, así, con mayúscula, desaparecida ayer mismo.
Me refiero a Johnny Winter, nacido en Beaumont, Texas, en 1944. Su debut profesional tuvo lugar en 1968, en un concierto de Mike Bloomfield, pero su pasión por la música se remonta a sus años mozos, cuando actuaba con su hermano Edgar en modestos espectáculos musicales. Desde entonces, Johnny no dejó de trabajar, hasta alcanzar un total de 18 discos y dejar otro a las puertas, Step Back, cuya publicación está prevista para el próximo 2 de septiembre. Aparte de ser uno de los mejores guitarristas de todos los tiempos, Winter también se dedicó a la producción, amparando, por ejemplo, al gran Muddy Waters, con quien tocó –uno de sus sueños– a finales de los 70.
En 1968, como ya he apuntado, le surgió su gran oportunidad cuando los directivos de la Columbia le ofrecieron un contrato de 600.000 dólares. Al año siguiente, actuó en el legendario festival de Woodstock.
Winter ha deleitado al público español en varias ocasiones, la última el pasado mayo, en una gira que le llevó por Bilbao, Madrid, Barcelona y Palma de Mallorca.
Os dejo aquí con una de sus composiciones, Leland Mississippi Blues (1969), reeditada por última vez en febrero de 2014 en el recopilatorio True to the Blues, con motivo de su cumpleaños.

El country marca su territorio (XXIV)

carolina 2
68. Heads Carolina, Tails California. No a uno sino a dos… En efecto, esta canción hace referencia a dos estados que, además, se asocian con una manera opuesta de vivir. El estado sureño de Carolina y California, uno de los paradigmas de la vida ajetreada del país. Jo Dee Messina debutó con este single en 1996, en el que le propone a su pareja jugarse a cara o cruz el lugar donde echar raíces para construir su vida. En realidad, lo único que realmente importa es que vayan juntos. La canción fue escrita por Tim Nichols y Mark D. Sanders y editada por el sello independiente Curb Records.

tennessee-map-575
69. Tennessee Stud. Evidentemente, el estado donde nació la música country –y cuya capital es sede del Grand Ole Opry y de gran parte de los sellos discográficos de este género– tenía que estar representada con holgura en esta serie. Empezamos por una canción compuesta por Jimmy Driftwood, ese profesor que se dedicaba también a componer, como vimos en la entrada dedicada a The battle of New Orleans. Esta que vamos a escuchar es su composición más versionada. Driftwood hila una historia divertida acerca de un semental de Tennessee. En 1825, el narrador sale de allí en dirección a Arkansas, por problemas con su familia política. En su nuevo destino se enfrenta con un forajido a cuenta de su caballo. “Le disparó y el otro cayó dándose un batacazo”. Cuando vuelve a Tennessee, le da su merecido a la familia de su novia, se olvida de esta y se enamora de una chica de cabellos dorados que monta una yegua. Finalmente, se casan, tienen un hijo y la yegua y el caballo tienen un potro. La primera versión de Eddy Arnold se convirtió en un éxito en 1959 y su interpretación le valió una nominación a los Grammy.

Escuchemos la versión de Johnny Cash, correspondiente a su álbum American Recordings, de 1994.

Por último, os dejo con una de las mejores versiones de este tema: la de Doc Watson para su álbum Tennessee Stud (2003).

70. Tennessee Flat-Top Box. A finales de 1961, salió esta canción escrita por Johnny Cash. La letra cuenta la historia de un chico de pelo oscuro, un as tocando la guitarra acústica (coloquialmente, flat-top box), que, en los comienzos de su carrera, actúa en un bar de Texas cerca de la frontera. Tanta popularidad hace que todas las chicas –“desde los 9 a los 90 años”– queden hipnotizadas con sus actuaciones. Algunas se van casa a hurtadillas y hasta empeñan sus joyas para disfrutar de su música. Un día, el chico desaparece del bar y sus fans le esperan día tras día, hasta que lo ven en el Hit Parade con su sueño cumplido.

En 1987, Rosanne Cash, la hija del maestro, nos regaló una versión que no desmerece en absoluto del original, y en la que Randy Scruggs, el hijo de Earl (de quien os hablé el pasado 28 de abril), se ocupa de los solos de guitarra.

El Paso. Marty Robbins, 1959

En esta canción se fusionaron los tonos más clásicos de la música country con la música western, entendida como la que se desarrolló en estados del Oeste como Texas, Nuevo México, Utah, Arizona…
Marty Robbins fue su artífice. Él mismo la grabó en abril de 1959, y la primera vez que sonó fue en el disco Gunfighter Ballads and Trail Songs (“Baladas de pistoleros y canciones del camino”), en septiembre del mismo año. Al mes siguiente, Robbins la lanzaría como sencillo para aprovechar su popularidad.
A principios de 1960 la canción ya podía presumir de ser todo un número 1 de la música country y del pop en general. Los premios Grammy la consagraron en su edición de 1961 como mejor canción country y western, y todavía hoy sigue siendo la canción más popular de su autor.
Aunque esta versión es, con creces, la más conocida, existen otras de gran calidad, como la de Grateful Dead, que solía interpretarla en todos sus conciertos (nada menos que 389 veces hasta su disolución en 1995). Y también ha estado sujeta a parodias: en 1960, H.B. Barnum perpetró una versión en la que la acción se trasladaba a California, y Felina –aquí bautizada como Lina– era una camarera que trabajaba no en la cantina de Rosa, sino en un café que servía pizza.
El propio Marty Robbins nos regaló sendas secuelas de la misma: en la primera, de 1966, contaba los orígenes de Felina, y en El Paso City, de 1976, evocaba la vieja canción.
La guitarra española de Grady Martin, que acompaña la balada, aporta ese aire Tex-Mex que hace que nos transportemos de inmediato a las malas tierras de Texas y Nuevo México.
Sorprende su duración, más de 4 minutos, algo bastante infrecuente en el country del momento. De hecho, la Columbia, el sello que la editó, no estaba convencida de que las cadenas de radio se atrevieran a emitir una canción tan larga y, por eso, gestaron también una versión reducida. El tiempo demostró que el oído del country estaba perfectamente capacitado, y, por supuesto, es la versión completa la que se recuerda.
Cualquier habitante del Oeste se puede identificar con este tema. Un cowboy que transita por la ciudad fronteriza de El Paso se enamora perdidamente de Felina, una chica mexicana “de ojos perversos y malignos” que trabaja en la cantina de Rosa. Pero al bar entra otro cowboy (“salvaje como el viento del oeste de Texas”), que igualmente queda prendado de ella. Hay que sacar el revólver y batirse por el amor de la muchacha. No queda otra. Al final, el duelo se decanta a favor del protagonista, que mata a su contrincante y huye. Se esconde en el desierto de Nuevo México, pero “su amor por Felina es más fuerte que su temor a la muerte”, y se dirige de nuevo a la cantina de Rosa, con la esperanza de ver a su amada una vez más. El protagonista es alcanzado por una bala, sin que la letra especifique quién ha apretado el gatillo, el sheriff o un amigo de la víctima. Finalmente nuestro héroe imagina que muere en los brazos de Felina.
Hoy en día, la canción ha recobrado su popularidad gracias al episodio final de Breaking Bad. Para aquellos lectores viajeros, existe en realidad una cantina de Rosa en El Paso. Su dirección es 3454 Doniphan Drive; 79922-1644 El Paso (Texas). Vigilen sus espaldas y no se fíen de su sombra.

El country marca su territorio (XXIII)

carolina
65. Carolina. Benton Blount, el autor de esta canción, nació en las colinas de Carolina del Norte y, a diferencia de tantos artistas, en su niñez y adolescencia no mostró gran interés por la música. Sin embargo, a los 18 años fue animado por el pastor de su iglesia a cantar en el coro y, a partir de ahí, brotó su talento escondido. En 1997 formó el grupo 7 miles y decidió trasladarse a Nashville, la meca del country, tras firmar un contrato con una discográfica de Carolina del Sur. Este verano, Blount va a emprender una gira por Estados Unidos que se extenderá hasta Acción de Gracias, allá por el mes de noviembre. En esta canción, perteneciente a su disco de debut, el cantante nos habla de un chico enamorado (y ajetreado) que no puede compartir el tiempo con su chica por culpa de sus compromisos laborales.

66. Carolina. John Mac Powell nació hace 41 años en Alabama y actualmente vive en Georgia con su mujer y sus cinco hijos. Como vimos en la entrada de su canción dedicada a Mississippi, formó el grupo de rock cristiano Third Day. En 2012 sacó su primer disco, Mac Powell, al que corresponde el tema que vais a escuchar, en el que se dirige al estado de Carolina como si fuera una mujer y le dice que siempre está en sus pensamientos.

67. Carolina Moonshine. Matt Dylan es uno de los valores en alza dentro de la música country. Este tema pertenece a su primer álbum, publicado en 2010 por el sello Resilient Records South. En la canción se hace referencia al alcohol ilegal que era costumbre destilar en las zonas rurales de Carolina, estado natal del autor. El tema aparece en la banda sonora de la película Red Dirt Rising (2011).

Un festival pionero

huercasa
Riaza (Segovia) ha acogido entre el 11 y el 12 de julio la primera edición del Huercasa Country Festival, un festival organizado por la empresa hortofrutícola Huercasa en el estadio de fútbol municipal de Las Delicias, que ha contado con dos actuaciones gratuitas en la Plaza Mayor de la localidad.
La compañía ha utilizado el festival como una plataforma publicitaria para dar a conocer sus productos. Así, se repartieron raciones para 4.000 comensales de maíz, endibias y hamburguesas de pollo antes de dar comienzo el espectáculo musical propiamente dicho.
El programa ha tocado multitud de estilos musicales: no solo el country, sino también el blues, el rock, el folk o el rockabilly.
Fue inaugurado por la artista extremeña Susan Santos, quien presentó su último trabajo, Electric Love, y tocó temas de su anterior Take me home. Intervino a continuación el grupo Corizonas, surgido en 2011 como una fusión de Las Coronas de Madrid y Arizona Baby de Valladolid, que interpretó temas de su álbum The news today y el clásico de Pink Floyd Wish you were here. Otro grupo que salió a la palestra en la primera jornada fue The Widowmakers, que presentó varias canciones de su último trabajo, Los diablos.
El segundo y último día del festival, el público disfrutó de un grupo de Minnesota, The Jayhawks, uno de los más representativos del estilo americana, que hizo las delicias con composiciones pertenecientes a su disco Rainy Day Music. El cartel lo completaron The Wild Horses y West Bluegrass Band. Finalmente, en las dos actuaciones gratuitas de la Plaza Mayor se dieron cita dos bandas madrileñas, Folson Prison Band y Western Pacific.
Escuchemos uno de los temas más conocidos del grupo vallisoletano Corizonas, Run to the River, single perteneciente a su disco The news today. Por cierto, este grupo actuará el próximo 16 de agosto en el festival de Valarés (La Coruña).

El country marca su territorio (XXII)

ohio 2
62. Banks of the Ohio. Este tema se remonta al siglo XIX y, como sucede con tantas canciones folk, no se conoce con certeza su autor. La primera grabación de la que se tiene constancia data de 1927, obra de Red Patterson’s Piedmont Log Rollers. Desde entonces, las mejores voces del country se han prestado a grabar este clásico, como Johnny Cash, que nos legó una de sus mejores versiones. La letra narra la historia de un crimen brutal. Una chica muere acuchillada tras ser violada por un desalmado llamado Willie. El argumento va en la línea de Pretty Polly, que ya tuvisteis ocasión de escuchar hace unos meses en la entrada dedicada al bluegrass. Os dejo, sin más, con Johnny Cash.

Y, ahora, escucharemos la versión de Dolly Parton, la más reciente de esta serie dedicada a los estados, ya que pertenece a su último disco, Blue Smoke, ya comentado aquí cuando apareció el mes pasado. La voz de la gran dama del country nos recorre en esta balada de un sutil escalofrío.

south carolina
63. South Carolina Lowcountry. Llegamos a una de las mejores voces del country actual. Hablo de Josh Turner, que tiene el honor de ser el segundo artista más joven del Grand Ole Opry –tras Carrie Underwood–, donde entró tras su presentación por Vince Gill en 2007. Turner, de 36 años, nació en Carolina del Sur y, en su tercer disco, Everything is fine (2007), decidió incluir este canto de amor a su estado natal. La canción hace referencia a las tierras bajas de Carolina del Sur, situadas al nivel del mar y que constituyen una de las menores altitudes de todo el país. La zona es celebrada por su belleza natural y, actualmente, es un centro turístico de primer orden. En la canción, Josh Turner recuerda los buenos momentos que pasó cuando crecía aquí y concluye que “las tierras bajas de Carolina del Sur es la mejor música que sale de él”.

north carolina
64. Carolina. Escrita por Eric Church, pertenece a su disco Carolina (2009). Este artista se encuentra en su momento álgido y, para demostrarlo, el próximo septiembre comenzará una gira por Estados Unidos que se prolongará hasta diciembre, con nada menos que 23 conciertos. Church es incansable. Desde su debut en 2006, raro ha sido el año en que no se ha echado a la carretera, con una gira y a veces hasta dos. La estrella, de 37 años, nació en Granite Falls, Carolina del Norte, y hasta la fecha ha publicado cuatro álbumes, el último de los cuales, The Outsiders, vio la luz el pasado mes de febrero. Church dedica esta canción a su estado natal y pone de relieve la nostalgia que siente por él.

La segunda mujer

jean shepard
Dediqué la entrada del 7 de mayo a Kitty Wells, la primera mujer que triunfó como solista en la música country. La historia, sin embargo, no suele tener en cuenta al segundo en llegar a cualquier disciplina.
Es por ello por lo que hoy os quiero hablar de Jean Shepard, la segunda mujer que grabó un single de música country. Sucedió solo unos meses después de que Wells grabara su It wasn’t God who made honky-tonk angels, en mayo de 1952. A finales de ese año, salió Cryin’ Steel Guitar Waltz, cuyo título recuerda, cómo no, al gran éxito de George Harrison While my Guitar Gently Weeps.
La canción, grabada por la misma Shepard y escrita por Susan Heather, Dolly Long y Shorty Long, pasó desapercibida para el gran público. Aquí vamos a escucharla en la versión de su disco This is Jean Shepard (1959).

Su primer éxito importante fue un dúo con Ferlin Husky, A Dear John Letter (1953), sobre una carta que recibe un soldado en la guerra de Corea, en la que su novia le anuncia que lo deja… para casarse con su hermano.

Nuestra Jean lo hizo (casarse) con Hawkshaw Hawkins, quien, años más tarde, moriría en el accidente de aviación que le costó la vida a Patsy Cline y Cowboy Copas. Firme defensora de la pureza del country, la artista ha criticado la deriva pop que ha adoptado últimamente, y ha llegado a polemizar con la estrella Blake Shelton a propósito de unas declaraciones en las que éste tildó de “anticuado” el country puro.
Shepard entró en el Salón de la Fama de la Música Country en 2011 y es el miembro femenino más anciano del Grand Ole Opry.

El country marca su territorio (XXI)

oklahoma 2
59. Lost in Oklahoma. Este tema es obra de un “rebelde” de la música country. El nieto de Hank Williams, conocido con el nombre artístico de Hank III, nunca se ha sentido cómodo con el llamado sonido Nashville, y su música se desvía de la corriente mayoritaria. Prueba de ello es el nombre del álbum al que pertenece esta canción, Rebel Within (“El rebelde dentro de mí”), editado por Curb Records en 2010. Su letra describe una típica historia de perdedores. El narrador dice estar perdido en Oklahoma. Lo meten en la cárcel y no tiene quien le pague la fianza. Vaga sin destino como un perro sin hogar y sigue bebiendo.

60. Oklahoma Town. Jeremy Glen Castle nació en Oklahoma City hace 39 años. Creció escuchando a los clásicos George Jones, Merle Haggard o George Strait y, tras graduarse, comenzó a cantar profesionalmente en diversos locales de Oklahoma. En 2010 editó el álbum The Life we’ve chose –al que pertenece este tema–, compuesto por 18 canciones compuestas por él mismo. En ésta, el autor cuenta la vida de un granjero de Oklahoma y cómo se debe enfrentar a las inclemencias del tiempo.

ohio
61. Beautiful Ohio. El cantante de country Kenny Roberts alcanzó un gran éxito con este tema de 1951 que, con el tiempo, se convertiría en la canción oficial del estado de Ohio (1989). Compuesta en 1918 por Mary Earl con letra de Ballard MacDonald, en su origen era un vals en el que dos enamorados bailaban a la luz de las estrellas. Cuando se convirtió en canción oficial del estado, Wilbert B. McBride se encargó de redactar una nueva letra en la que se ensalzan las ciudades y las montañas de Ohio.