Chris LeDoux, el rey del rodeo

chrisledoux50-280x336

Chris LeDoux nació en Mississippi en 1948 en una familia de ascendencia francesa. A los 13 años empezó a participar en rodeos e hizo de esa afición un oficio hasta 1980. En su tiempo libre empezó a escribir y grabar canciones sin el paraguas de ningún sello, con el fin de mantener su independencia creativa. A finales de los 80 conoció a Garth Brooks y, por su mediación, firmó un contrato con Capitol Records que dio más visibilidad a sus álbumes, el más exitoso de los cuales fue Whatcha Gonna Do with a Cowboy (1992).

Los últimos años de su vida –murió en 2005– estuvieron marcados por sus problemas médicos. Le hicieron un trasplante de hígado y su amigo Garth se ofreció a donarle parte del suyo (resultó incompatible). Murió de cáncer pocos años después.

Vamos a escuchar un tema de su primera etapa, no tan conocida. Su disco de debut, producido por él mismo, llevaba por título Paint Me Back in Wyoming (1979). A él pertenece su primer single, Lean, Mean and Hungry, que él mismo escribió. Habla de un hombre que se define a sí mismo como flaco, mezquino, hambriento, grosero, tosco y sucio, pero no se avergüenza de ello porque “es solo un cowboy intentando llevar dinero a casa”.

 

You Never Even Called Me By My Name. Steven Goodman y John Prine, 1975

david_allan_coe_-_once_upon_a_rhyme-294x300

Hoy le toca el turno a “la canción western y country perfecta”, a juzgar por lo que sus propios autores dijeron con sarcasmo. Uno de ellos, Steve Goodman, estaba un tanto dolido con la industria. Había escrito City of New Orleans (Country Urbano XVII), pero su versión, a diferencia de la de otros pesos pesados, no había tenido demasiado éxito: en aquellos tiempos, la savia nueva parecía condenada a una suerte de ostracismo.

Así, decidió tirar de sentido del humor para denunciar esta situación. En la letra de este tema, un hombre se queja a su pareja de que ni siquiera le llama por su nombre y le recuerda que no tiene por qué llamarle Merle Haggard, Waylon Jennings o Charley Pride.

Sus autores siempre tuvieron en mente a David Allan Coe, uno de los primeros representantes del outlaw country –corriente a la que, por cierto, también le costó hacerse un hueco en la industria–, para que la grabara. Cuando este la recibió, le dijo a Goodman, por seguir con la broma, que no era la canción country perfecta, tal como él pretendía, ya que no habla de mamá, trenes, camiones, emborracharse o la prisión. Ni corto ni perezoso, Goodman añadió estos versos adicionales: “Estaba borracho cuando mamá salió de la prisión y fui a recogerla bajo la lluvia, pero antes de llegar a la comisaría con mi camión, fue atropellada por un tren”. Finalmente, la estrofa fue incluida y resultó determinante para su éxito.

La versión original de David Allan Coe fue incluida en su disco Once Upon a Rhyme (1975). El single fue su primer Top 10 en las listas.

Escuchemos un directo de Steve Goodman en 1982.

Hootie and the Blowfish la interpretaron en directo en 2013.

Johnny Lee, colaborador habitual de Mickey Gilley

© 2009 David Bailey/Nashville

John Lee Ham nació hace 70 años en una pequeña localidad de Texas. En sus años de estudiante formó un grupo de rock and roll, y en los 60 inició una fiel colaboración, que se prolongaría durante una década, con Mikey Gilley en el club honky tonk que había abierto en Texas.

Hoy escucharemos aquí su canción más conocida, Looking for Love. Escrita por Wanda Mallette, Bob Morrison y Patti Ryan, aparecía en la banda sonora de Cowboy de ciudad (Urban Cowboy, 1980) y se convirtió en uno de los cinco números 1 de su carrera. Parte de este éxito se debió a que la estrella de la película, John Travolta, dijo que era una de sus canciones preferidas, aunque la crítica de la época no fue tan generosa.

La banda sonora de esta cinta está repleta de canciones country: Jimmy Buffet, Mickey Gilley, Kenny Rogers, Charlie Daniels, entre otros, e incluso el propio Lee también interpretó Cherokee Fiddle.

Looking for Love es una canción con tintes pop –el country-pop ya empezaba a despuntar entonces–, en la que, como indica el título, el narrador busca desesperadamente el amor.

The Greatest Hits Collection. Alan Jackson, 1995

greatest-hits
Una carrera tan prolífica como la de este cantante de Georgia de 58 años –lleva más de 30 sobre los escenarios– ha dado pie a varios recopilatorios de grandes éxitos. Este que nos ocupa hoy fue el primero de ellos. Aquí se recogen los éxitos más sonados de su primera década de carrera profesional, en concreto de sus cuatro primeros discos: Here in the Real World, Don’t Rock the Jukebox, A Lot About Livin’ (and a Little ‘bout Love) y Who I Am. Además de ese material, incluyó dos novedades: una grabación de una antigua canción de George Jones y Roger Miller y otra que escribió especialmente para este disco.
Tall, Tall Trees es el primero de esos temas. George Jones y Roger Miller, sus autores, la grabarían cada uno por su lado, y aquí no dejaremos de escuchar sus versiones. De momento, vamos con la de Alan Jackson, que, además, apareció como single. El protagonista promete hacer lo que sea necesario para ganarse el amor de su novia: “Te compraré árboles altos y toda el agua del mar”. Como dijo el propio Jackson, “es una canción muy divertida que tiene un sentimiento cajun”.

George Jones la grabó en Long Live King George (1965).

Roger Miller en A Trip to the Country (1970).

Gone Country había aparecido en Who I Am. Fue escrita por Bob McDill y trata de la progresiva aceptación de la música country, apoyándose en tres ejemplos: el de una cantante de Las Vegas, otra de Long Island y la tercera de Los Ángeles, que deciden reiniciar su carrera en Nashville como artistas country.

I’ll Try es la única canción compuesta especialmente para el disco. Obra de Alan Jackson, es una alegre balada de amor en la que el protagonista promete ser fiel a su pareja. Según explicó Alan, “todo el mundo me decía: ‘Tienes que hacer una canción de amor positiva’. He hecho muchas baladas tristes pero me resultaban difíciles las de tono positivo porque se corre el peligro de ponerse demasiado meloso y no parecen reales”.

En el tiempo de vida del blog, he comentado otras canciones de este disco. Aquí os dejo sus enlaces.

Here in the Real World (11 junio 2015)

Dallas (11 septiembre 2015)

Midnight in Montgomery (6 diciembre 2015)

Chattahoochee (7 julio 2015)

Summertime Blues (21 junio 2014)

Livin’ on Love (6 marzo 2016)

I Can Help. Billy Swan,1974

billy-swan-i-can-help-monument-record-cs

La canción de hoy, que constituyó un éxito inmediato a nivel internacional, es un ejemplo muy ilustrativo de la fusión entre el country, el pop y el rockabilly. Su autor, Billy Swan, compondría numerosos temas para otros artistas, pero, sin lugar a dudas, esta es la canción por la que más se le recuerda, y, además, la grabó él mismo.

Fijaos cómo hacia el final hace amago de acabarse, pero la guitarra la retoma de nuevo, un recurso que ahora puede parecer no tan novedoso, pero que sí lo era hace 40 años. Tal como sostiene Swan, ese solo instrumental es, de hecho, por lo por lo que la mayoría de la gente recuerda la canción. Ah, y una curiosidad: el órgano que se escucha en la grabación fue un regalo de boda de unos viejos amigos suyos, Kris Kristofferson y Rita Coolidge; Swan empezó a “trastear” con él y en solo 20 minutos salió la canción. De nuevo en sus palabras, “por experiencia, las canciones que salen en poco tiempo son las mejores”.

Fuera de sus fronteras, como apunté antes, fue una de las canciones más escuchadas de 1974: en Europa llegó al número 1 en Noruega, Austria, Bélgica, Países Bajos, Suiza, Alemania, Suecia, Dinamarca y Francia, y arrasó también en Australia y Nueva Zelanda.

La canción habla de un hombre que se ofrece a casarse con una mujer que ya tiene un hijo: “Todo lo que tienes que hacer es llamar, sabes lo que siento por ti, si tu hijo necesita un padre, tengo dos brazos fuertes, puedo ayudar”.

Escuchemos la versión original de Billy Swan en I Can Help (1974).

Elvis Presley se dio cuenta de su potencial, que encajaba perfectamente con su estilo, y la hizo suya. Juzgad por vosotros mismos; en mi opinión, no llega a la calidad de la original.