Disco del mes (noviembre)

high-valley-dear-life-album-cover
El 18 de noviembre aparecía en el mercado el quinto disco de High Valley, un grupo compuesto por dos hermanos canadienses, Brad y Curtis Rempel, que ahora han dado el paso al mercado estadounidense. El álbum, que lleva por título Dear Life –la canción con la que se abre el disco–, supone el debut de los hermanos con Warner Music Nashville y Atlantic.
El primer single ha sido Make You Mine, un tema que el dúo ha recuperado de su trabajo anterior, County Line (2014). Hasta la fecha ha sido el mayor éxito del grupo en EE.UU. La canción fue escrita por Brad Rempel, Ben Stennis y Seth Mosley (que también produce este disco) y cuenta con la colaboración especial de Ricky Skaggs, que le da un toque bluegrass. Con su inclusión apostaron sobre seguro, ya que ya había sido todo un fenómeno en Canadá. Es uno de esos temas que levanta el ánimo. Habla de la felicidad que siente el narrador ante la perspectiva de hacer suya a su novia: “Eres un aleluya, un domingo por la mañana, todo lo que necesitaba y quería, bajo este cielo de luna pálida te voy a hacer mía”.

Escuchemos ahora la canción que le da título. Sobre la génesis de Dear Life, Brad dijo que la idea surgió de una conversación que tuvo con su mujer acerca de cómo nos aferramos a nuestra “querida vida”. La otra mitad del grupo, Curtis, agregó: “Siento que realmente habla a todo el mundo. Todos tenemos esa carta a la vida que nos ronda y queremos dejar nuestra marca”.

Por último, escuchemos un ejemplo de la vertiente más country-pop del disco, Young Forever, todo un himno al anhelo de la eterna juventud. El single se presentó en septiembre de forma promocional.

Dear Life en Amazon

I Hope You Dance. Mark Sanders y Tia Sillers, 1999

I HOPE YOU DANCE
La canción que vamos a escuchar hoy fue todo un fenómeno en Estados Unidos en las postrimerías del siglo XX. El single salió en el año 2000, y llegó al número 1 de la lista Billboard, donde se mantuvo cinco semanas consecutivas, para dar luego el salto a la lista Adult Contemporary, que no es solo de country, y convertirse en uno de los pocos temas country-pop que lo consigue.
Se suele considerar la canción de cabecera de Lee Ann Womack, quien la vincula con todo lo que cualquier padre desearía para sus hijos. La letra es una invitación constante a la vida: “Espero que nunca pierdas tu capacidad de asombro, que nunca temas a las montañas en la distancia, que todavía te sientas pequeño cuando estés al lado del océano, siempre que tengas la opción de quedarte sentado o bailar, espero que bailes”. En definitiva, nos pide que no nos dejemos llevar por la abulia.
Se llevó todos los premios habidos y por haber: el de la Asociación de Música Country, el de la Academia de Música Country, el Grammy a la mejor canción country, el de la Asociación de Compositores de Nashville…
He aquí la versión original de Lee Ann Womack con el desaparecido grupo Sons of the Desert, que salió a la venta como single en marzo de 2000 y fue incluida en el álbum I Hope You Dance, en mayo de aquel año.

La del artista irlandés Ronan Keating pertenece a su álbum Ten Years of Hits (2004), y constituyó todo un éxito en el Reino Unido.

La interpretación de Gladys Knight sonó en la película The Family that Preys (2008).

Escuchemos la versión en holandés de Glennis Grace, que lleva por título Dat is Mijn Wens, para su álbum This is My Voice (2012).

La actriz canadiense Michelle Creber la incluyó en su CD Timeless (2012), cuando solo contaba con 13 años de edad.

Islands in the stream. Bee Gees, 1983

islands in
Un grupo pop se apuntó uno de los mayores éxitos country-pop de los 80, que, de acuerdo con una encuesta de la CMT, Country Music Television, constituye, a su vez, el mejor dúo de la historia del género country.
Fue compuesta por los Bee Gees y lanzada a la fama por dos de las estrellas country más comerciales, Dolly Parton y Kenny Rogers. Este último la incluyó en su álbum Eyes That See in the Dark. El single, que llegó al número 1, ha vendido más de dos millones de copias sólo en Estados Unidos, y la canción también ha “funcionado” muy bien en Australia, Austria, Canadá, Irlanda, Nueva Zelanda, Noruega o Suiza. El título está extraído de una de las novelas póstumas de Ernest Hemingway, y la letra habla de dos amantes que se comparan con islas en la corriente.
Os dejo con la versión más popular, la de Kenny Rogers y Dolly Parton (1983).

Escuchemos el tratamiento pop que le dieron sus autores originales, los Bee Gees. La grabación pertenece a su recopilatorio The Record (2001). En mi opinión, la versión de Rogers y Parton, aunque no sea la original, resulta muy superior.

La cantante Kikki Danielsson adaptó la letra al sueco con el título Oär i ett hav para su disco Singles Bar (1983).

Peter Thorup y Anne Grethe hicieron lo propio en danés en Skibe uden Sejl.

Más cosmopolitismo: la cantante nacida en Namibia Nianell y el sudafricano Dozi la cantaron a dúo en su álbum It Takes Two (2009).

Ray Dylan y Elizma Theron, sudafricanos como Dozi, la versionaron en 2010.

Escuchemos ahora al mallorquín Tomeu Penya acompañado por la argentina Adriana Ceballos. Illes dins un riu aparece en el disco Una aclucada d’ull (1994).

Los iconos australianos Barry Gibb y Olivia Newton-John la interpretaron en un concierto en 2009.

Adiós a un clásico

Ben-E_-King-picture
Ayer nos sorprendía la noticia de la muerte de Benjamin Earl King, más conocido como Ben E. King, a los 76 años de edad. Su carrera musical transitó por los caminos del soul y el rhythm and blues, y no por los del country, pero, aun así, es de justicia rendirle un homenaje en este blog. Y es que sus grandes éxitos han sido versionados por multitud de artistas, entre ellos, cómo no, por cantantes de country, y sus temas han conocido gloriosas reinterpretaciones de grupos bluegrass.
Comencemos por su canción de cabecera, el clásico Stand by me (1961). En 1980, la película Cowboy de ciudad (Urban Cowboy), de James Bridges y con John Travolta y Debra Winger, nos deleitó con una banda sonora netamente country. Uno de sus temas era precisamente la versión de Mickey Gilley de Stand by me.

Escuchemos a Willie DeVille en una versión en directo con su característica mezcla de estilos: Americana, rock, soul, country

Vamos ahora con algunas versiones en clave bluegrass, por ejemplo esta de Code Blue Bluegrass Band.

El grupo Boundary Line la interpretó en un concierto en el Mountain Arts Center (MAC) de Prestonburg (Kentucky).

Poa pratensis –grupo que toma su nombre de la planta cuya pigmentación “pinta” de azul la hierba de Kentucky– la tocó en el festival húngaro Abaliget en 2009.

Stand by me fue, sí, su mayor éxito, pero, cronológicamente, no el primero. En 1960 apareció Save the last dance for me, que, aunque no fue escrita por King, le debe toda su popularidad a él. Escuchemos en primer lugar la versión de Emmylou Harris en su álbum Blue Kentucky Girl (1979).

Ahora, la interpretación de Kim Carson Band en el festival bluegrass de Thun (Suiza).

Esta es la cantante canadiense de country pop Ann Murray.

Cuando Ben E. King se separó de The Drifters, emprendió su carrera en solitario y grabó Spanish Harlem. He aquí la versión de Freddy Fender.

Chet Atkins, en Nashville Gold (1972), nos regaló este instrumental.

¿Qué tal os suena Willie DeVille en su disco en directo Willy DeVille en Berlín (2002)?

Ben E. King, como todos, no cumplió con el título de su mayor éxito, Stand by Me. La muerte no le dejó quedarse a nuestro lado, pero no se puede decir que nos abandonara. Sus canciones siempre estarán con nosotros.

Disco del mes (septiembre)

Lady-Antebellum-747
Septiembre ha sido un mes muy productivo para la música country, y, entre todos los discos publicados, quizá el más interesante sea 747, de Lady Antebellum, que apareció el último día del mes de la mano de Capitol Records.
Lady Antebellum es un grupo compuesto por un trío de jóvenes, ninguno de los cuales rebasa los 35 años de edad, que surgió en Nashville en 2006. Este es su sexto álbum. Las canciones, todas encuadradas en el country pop, tan en boga hoy en día, han sido escritas a lo largo de este año, durante los descansos de la gira que ha llevado a cabo el grupo.
Os dejo con el único single que ha aparecido hasta la fecha, Bartender, que vio la luz el pasado mes de mayo. La protagonista acaba de romper con su pareja y, para superarlo, decide irse de fiesta a un bar. Escrita por Hillary Scott, Charles Kelley, Dave Haywood y Rodney Clawson, ha sido una de las más pinchadas este mes en las emisoras country de Estados Unidos por su carácter optimista y alegre. Y también ha cosechado merecidos aplausos al otro lado de la frontera, en Canadá.

747 en Amazon

10,000 Towns

Eli-Young-Band-10000-Towns
Hay extraños que se conocen en un tren, y otros en la universidad de Texas. Este fue el caso de Mike Eli y James Young, que decidieron asociarse y formar un grupo de música country, al que luego se sumarían Chris Thompson y Jon Jones. Juntos formaron la Eli Young Band, que hasta la fecha ha sacado cinco álbumes de estudio, el último de los cuales –que vio la luz el pasado 4 de marzo bajo el sello Republic Nashville– lleva por título 10,000 Towns.
Las críticas han tenido un carácter mixto. El álbum es agradable, pero carece de profundidad en sus canciones. Según Country Weekly, “es decente pero no a la altura del grupo”. No obstante, las ventas han sido muy satisfactorias: en su primera semana, se vendieron 36.000 unidades, y ha llegado a ser el número 1 del Top Country Album.
Su single más exitoso es Drunk Last Night, que se puede encuadrar dentro del country-pop, y cuya calidad podéis juzgar a continuación.

10,000 Towns en Amazon

Here’s to the Good Times

Heres-To-The-Good-Times-1024x1024
Probablemente lo más acertado que se ha dicho de este álbum sean las palabras de Robert Silva en About.com: “Puede que no esté construido para durar pero sí para estallar”.
Here’s to the good times salió al mercado el 5 de diciembre de 2012 y se ha convertido, según las cifras facilitadas por el portal estadístico Statista, en el disco más vendido de música country-pop en EE.UU. Como podéis suponer, el álbum está plagado de éxitos comerciales, empezando por Cruise, que estuvo nada menos que 24 semanas como número uno en el billboard de la música country, rompiendo todos los récords en la historia de la publicación de listas.
Este disco, que supuso el debut del dúo Florida Georgia Line, compuesto por Brian Kelly y Tyler Hubbard, fue editado por la discográfica Republic Nashville y consta de 11 temas que nos hacen pensar en lugares comunes de la música country: fiesta, diversión y, cómo no, mucha cerveza.
Su productor, el canadiense Joey Moi, acertó plenamente al reconocer el potencial comercial de esta propuesta, que hace honor a su título: “Por los buenos tiempos”. Según los datos actualizados a febrero de 2014, las unidades comercializadas ascienden hoy por hoy a más de 1,6 millones.
Escuchemos la canción Cruise, que arrasó sobre todo en verano de 2013 en EE.UU., y bajemos “las ventanillas” y corramos “a velocidad de crucero”:

Y descubramos ahora otro de los mayores éxitos del álbum, Stay, seis semanas consecutivas en el número uno de las listas:

Here’s to the Good Times en Amazon

La Babel del country (VIII)

torre de babel
Tailandia. El sudeste asiático se está abriendo a las influencias musicales foráneas. Así, está adquiriendo popularidad el llamado luk thung, un estilo de música que se ha llegado a comparar con la música country de Estados Unidos. En 1997 se creó la primera emisora de radio luk thung. Este tipo de música, que se puede traducir como “los hijos del campo”, trata de la dureza de las condiciones de vida en las zonas rurales de Tailandia. Los artistas en activo más conocidos de este género son Tai Orathai, Monsit Khomsoi o Got Japrakun Arbkornkuri. Os dejo con un ejemplo de este género tan particular:

Corea del Sur. La vida en este país está muy influida por la civilización americana y el country, con tintes pop –casi se podría decir que pop a secas– es una de sus señas de identidad. Si en Tailandia hablábamos del luk thung, en Corea podemos referirnos al trot –en coreano teuroteu–, que causa furor por toda la geografía del país. Este tipo de música surgió bajo la dominación japonesa de principios del siglo XX, pero, tras la Segunda Guerra Mundial, se occidentalizó, alcanzando unas cotas insospechadas, e incluso ha sido utilizada políticamente contra Corea del Norte. Aquí vemos a la cantante country coreana Moon Hee Ok que canta un ejemplo de música trot:

Same trailer different park

kacey-musgraves-same-trailer-different-park
Este es otro de los discos nominados al mejor álbum country del año. Se trata de un trabajo de Kacey Musgraves (1988), editado en marzo de 2013 por la discográfica Mercury Nashville. El disco ofrece una verdadera fusión de estilos, como el rockabilly, el country-folk, el country-pop o el blues-rock, de los que la compositora se sirve para mostrar las decepciones que sufren las personas al interaccionar con su entorno.
Tiene 12 pistas que suman 40 minutos. Entre las canciones destacan Follow Your Arrow, Blowin’ Smoke y Merry Go ‘Round. Sirva reseñar que la revista Rolling Stone consideró el disco el segundo mejor del año 2013 en el género country, tras Like a Rose de Ashley Monroe. A su vez, Tommy Ragusa, de Country Weekly, lo consideró “personal e inconfundible tanto en sus arreglos como en su letra”; y la respuesta comercial del público no ha podido ser más satisfactoria, con más de 300.000 unidades vendidas en EE.UU. solo hasta enero de 2014.
En una de las canciones más representativas del disco, Merry Go ‘Round, Musgraves canta y cuenta las responsabilidades adictivas de carácter emocional o material que impiden a la gente escapar de su modo de vida. Por último, Kacey también co-escribió la canción Mama’s Broken Heart, perteneciente al álbum Four the Record, junto a Miranda Lambert, candidata a la mejor canción en los Grammy de este año.

Red

taylor-swift-red-album-1350575305

La cantautora Taylor Swift (Pensilvania, 1989) es uno de los valores en alza de la música country actual. Llama la atención su insultante juventud: no había cumplido los 17 cuando su sello avaló su primer disco.
El 22 de octubre de 2012, Swift, de la mano de Big Machine Records, lanzó el cuarto al mercado, que convirtió en el segundo más vendido de 2012 –tras 21 de Adele y por delante de Up All Night, de One Direction–. Estas cifras suponen todo un récord, ya que el álbum de Swift permaneció solo dos meses en escena durante 2012. Los datos de ventas acumuladas correspondientes a enero de 2014 son impresionantes: cerca de 4 millones de discos vendidos solo en Estados Unidos, de los cuales 1,2 corresponden a la semana de lanzamiento.
El trabajo de composición fue llevado a cabo casi en solitario por Swift, que, no obstante, contó con la colaboración del sueco Max Martin, el británico Ed Sheeran o el irlandés Gary Lightbody.
Swift, que vive en Nashville, dijo en un videochat a propósito de Red: “Todas las emociones que están escritas en este álbum son más o menos sobre el tipo de relaciones turbulentas, locas, dementes, intensas, y semi-tóxicas –amor intenso, frustración intensa, confusión, celos, todo eso– que he experimentado en los dos últimos años. Todas estas emociones son de color rojo. No hay nada en el medio. No hay beige en ninguno de esos sentimientos”.
El disco ha obtenido dos nominaciones para los Grammy de este año: Mejor álbum country y mejor álbum a nivel general, y una de sus canciones ha sido también nominada para el galardón a mejor canción.
La crítica ha saludado con efusión este cuarto disco de Swift, que tiene un marcado tinte pop, calificándolo como el mejor trabajo de la estrella hasta la fecha. Red ha merecido elogios en todas las partes del globo; Fraser McAlpine, de la BBC, dijo: “Canción tras canción, Taylor apunta el dedo hacia la niñez irresponsable y lanza sus manos al cielo preguntando, ¿por qué no me trataste mejor?, ¿por qué no te diste cuenta de lo que tenías cuando lo tenías?, ¿por qué me sigues llamando?, ¿por qué eres tan idiota?”.
Red bebe de las influencias de la cantante country Shania Twain, aunque es algo más que un disco country. Según Jon Bernstein, “la cantautora de 22 años se prueba muchas máscaras”, refiriéndose a la mezcla de estilos.
El 13 de marzo de 2013, comenzó la gira para promocionar el disco con conciertos en diversas ciudades estadounidenses. La acogida fue tan favorable, que el mismo día que salieron las entradas a la venta se agotaron casi todas.
De 65 minutos, Red consta de 16 canciones, entre las que destacan, aparte de la que da título al disco, State of Grace, I knew you were trouble, We are never ever getting back together o la nominada a los Grammy Begin Again. Una edición de lujo incluye seis temas más.
Y, como aperitivo, os dejo el primer tema, State of Grace, una canción en la que dice que “nos enamoramos hasta que duele, sangra o el amor se desvanece en el tiempo”.

Red en Amazon