Doug Sahm, el niño prodigio que encarnó el Tex-Mex

doug sahm

Douglas Wayne Sahm nació en San Antonio (Texas) en 1941. Su arranque musical no pudo ser más precoz: a los cinco años tuvo lugar su primera aparición en la radio y a los ocho ya tocaba la mandolina, la steel guitar y el violín. En 1952 tuvo el honor de tocar con Hank Williams en la que sería la última actuación de este. Su talento hizo que a los 13 años recibiera una invitación del Grand Ole Opry, que no dudó en rechazar para poder continuar sus estudios.

En 1965 fundó el grupo Sir Douglas Quintet, que pretendía emular el éxito de los Beatles. En su día Bob Dylan dijo que solo había tres grupos que merecieran la pena: Paul Butterfield Blues Band, The Byrds y Sir Douglas Quintet. En 1973 firmó con Atlantic Records, donde lanzó su disco de debut, Doug Sahm and Band. Otro de los grandes hitos de su carrera fue la fundación, en 1989, de Texas Tornados, uno de los grupos más populares de música Tex-Mex –fusión de los sonidos tejano y mexicano–, con los que grabó varios álbumes. Doug Sahm murió en 1999.

Vamos a escuchar uno de sus temas más conocidos, sacado de su disco de debut. Obra de Glenn Martin y Dave Kirby, lleva por título Is anybody going to San Antone? y está dedicada, claro, a la ciudad natal de Sahm. El protagonista se encuentra bajo la lluvia después de que su novia le haya puesto de patitas en la calle y resuelve hacer autostop buscando a alguien que se dirija a San Antonio. Os dejo con la versión de Sahm.

Tres años antes Charley Pride la grabó en su disco Charley Pride’s 10th Album.

La letra fue adaptada al sueco en 1974 con el título Kan ingen tala om för mig när tåget går? Canta Siv Inger.

Country Urbano (XXII)

hank williams museum
56. Telluride. Hoy empezamos nuestro viaje en Telluride, al suroeste de Colorado, donde se desarrolla la canción del disco de Tim McGraw Set This Circus Down (2001). Escrita por Brett James y Troy Verges, narra la historia de un joven de diecinueve años que empieza una nueva vida en las Rocosas como camarero en un bar. Su vida da un giro cuando conoce a una mujer (“mi mundo se hizo tan vivo ahogándonos en el deseo”), pero, en un alarde de originalidad, esta termina abandonándole y se queda con el corazón helado.

57. Midnight in Montgomery. La ciudad de Alabama que vamos a explorar ahora bien puede presumir de su historia. Fue aquí donde se fijó la primera capital de los Estados Confederados en la guerra de Secesión, y donde, muchos años después, Rosa Parks se negó a ceder su asiento en un autobús a un blanco. Además, está muy ligada a la música country, ya que es la ciudad natal de Hank Williams. Precisamente a esta leyenda está dedicada esta canción, escrita por Alan Jackson y Don Sampson y grabada por el primero en su álbum Don’t Rock the Jukebox (1992). El narrador, de camino a un concierto de Año Nuevo, hace una parada para visitar una tumba en Montgomery (en alusión a Williams, que murió un día de Año Nuevo); en ese momento se le aparece su fantasma, que le agradece la visita antes de esfumarse. Hay una referencia al clásico I’m so lonesome I could cry, y termina diciendo que “Hank siempre está cantando allí”.

58. Mobile Bay. Uno de los primeros lugares de Estados Unidos en que se adentraron los españoles fue la bahía de Mobile. Dave Kirby y Curly Putman escribieron este clásico del country y se lo ofrecieron a Johnny Cash, quien lo incluyó en The Baron (1981). Unos indigentes, reunidos alrededor de una hoguera y rodeados de cubos de basura, van contando por turnos su historia. Cuando le llega a nuestro protagonista, recuerda con nostalgia las magnolias, las noches de verano de Mobile, a su dulce Rosalee y cómo perdió sus sueños.

Al año siguiente, George Jones y Merle Haggard grabaron su propia versión en A Taste of Yesterday’s Wine.

Country Urbano (VII)

Amarillo_Texas_Downtown
17. Is Anybody Going to San Antone. Uno de los pocos cantantes afroamericanos que ha triunfado en esto del country, el nacido en Mississippi Charley Pride, de 77 años de edad, grabó esta canción como parte de su disco Charley Pride’s 10th album (1970). Fue escrita por Glenn Martin y Dave Kirby, y constituyó su tercer número 1 consecutivo (de un total de 39, nada menos). La letra habla de un hombre, a quien su mujer ha echado de casa, que se ve obligado a hacer autostop, preguntando desesperadamente si alguien va a San Antonio o a Phoenix, Arizona, porque “cualquier sitio me va bien, sólo quiero olvidar que la he conocido”.

En 1973 Doug Sahm la interpretó con la colaboración especial de Bob Dylan.

Bengt Palmers la tradujo libremente al sueco con el título Kan ingen tala om för mig när taget gar? (“¿Puede decirme alguien de dónde sale el tren?”), y Siv Inger la grabó en 1974.

18. Amarillo Sky. Es posible que la canción más famosa sobre Amarillo no sea esta, sino Amarillo by Morning, con la maravillosa voz de George Strait, pero esta última ya la escuchamos aquí. Os propongo, pues, esta canción del álbum de debut (2005) de Jason Aldean, una de las grandes estrellas country de nuestros días.

Su origen es anterior, no obstante. Fue escrita en 2002 por Big Kenny, John Rich, Rodney Clawson y Bart Pursley, y grabada originalmente por McBride and the Ride. Se trata de un homenaje al trabajo de los granjeros. “Nunca me quejo, no pregunto por qué, por favor no dejes que mi cosecha se seque”, ruega a Dios el narrador, un granjero de Amarillo.