Cine Country (II)

CountryMusicFilms
Pure Country (1992). Esta cinta posee el aliciente añadido de contar con la interpretación de George Strait, un cantante country de fama internacional. La sola aparición de George reportó a la película pingües beneficios económicos: recaudó 2,7 millones de dólares en su semana de estreno, una cantidad más que considerable para una película de bajo presupuesto. El cantante interpreta a una superestrella, que, tras abandonar en sus conciertos su toque country por uno más rock, redescubre sus verdaderas raíces y su verdadero estilo musical. O sea, el country.
Dulces sueños (1985). Un atractivo biopic sobre la malograda Patsy Cline, fallecida en un accidente de aviación, con un reparto de altura: Jessica Lange en el papel de Patsy y Ed Harris como Charlie, su marido. Lange mereció por su trabajo una nominación al Oscar. La película narra la historia de amor de la pareja. Patsy tiene que optar entre ésta y su carrera musical. El título hace referencia a uno de los primeros éxitos de Cline, Sweet dreams.
Songwriter (1984). Aquí es Willie Nelson quien hace sus pinitos como actor, acompañado por Kris Kristofferson. Doc Jenkins (Nelson) es un cantante de country que se pone en contacto con un promotor de música de poca monta, su propia ex-esposa, para que le organice un concierto. Su excelente música le valió una candidatura al Oscar.
Gracias y favores (1983). Este drama de la Universal cuenta con una gran interpretación de Robert Duvall, que ganó el Oscar junto con el guión. La historia cuenta la vida de un cantante de country retirado que conoce a una viuda que vive sola en su granja de Texas.
El aventurero de medianoche (1982). Esta película, ambientada en la época de la Gran Depresión, fue dirigida por uno de los gigantes del cine, Clint Eastwood, y eso se nota. La cinta narra la historia de Red, un cantante de música country que se gana la vida actuando en bares de mala muerte. Su sueño es cantar en el Grand Ole Opry de Nashville. Comienza así un viaje iniciático en el que le acompaña su sobrino, papel interpretado por el hijo de Eastwood, Kyle. Fue nominada a la peor canción original en los Razzie.
Honeysuckle Rose (1980). La estrella del country Willie Nelson protagoniza esta cinta, que recibió sendas nominaciones, una a los Oscar (mejor canción) y otra a los Razzie (peor actriz secundaria). La historia se centra en un cantante de country que pone en peligro su matrimonio y su carrera por el romance que mantiene con la hija de su guitarrista y amigo.
Cowboy de ciudad (1980). Esta película de la Paramount, con John Travolta y Debra Winger, es una comedia romántica en la que el protagonista se traslada desde Texas hasta Houston, donde frecuenta un local de música country en el que conoce a Winger. La película tuvo dos nominaciones a los Globos de Oro: actriz secundaria y actriz revelación.

Anuncios

Wabash Cannonball. Roy Acuff, 1936


Los trenes, siempre los trenes. La historia de la música country sería totalmente distinta sin los caballos de hierro. Sin ir más lejos, la que se considera primera canción relativamente comercial de la música country fue Wreck of the old 97, de Vernon Dalhart, que evocaba un accidente ferroviario ocurrido en 1903 cerca de Danville, Virginia, por el descarrilamiento de un tren de la serie 97.
La canción que nos ocupa hace referencia a otra línea de ferrocarril –esta vez ficticia– que pasaba a lo largo del río Wabash, y sus orígenes se remontan a finales del siglo XIX, cuando apareció una melodía titulada The Great Rock Island Route. La letra sufrió numerosos cambios a lo largo del tiempo, hasta que la familia Carter grabó la canción en 1929, si bien no vería la luz hasta tres años más tarde.
Sin lugar a dudas, la versión canónica del tema es la del cantante de country Roy Acuff, quien vendió más de 10 millones de discos, una hazaña increíble teniendo en cuenta la época en la que la grabó, en plena Depresión americana. Otros artistas hillbilly –denominación que recibía durante los primeros años la música country– la reinterpretaron más tarde, y la última versión conocida data de 2012, cuando Chuck Mead la incluyó en su álbum Back at the Quonset Hut.
La letra es muy descriptiva y enumera las excelencias del paisaje que atraviesa esta línea de ferrocarril. Acto seguido, descubrimos que una chica de Birmingham, Tennessee, viaja en el tren, y su final revela que la canción está dedicada a la memoria de alguien cuyo cadáver era trasladado en este tren con destino a su descanso eterno, en Dixie, el sur de Estados Unidos.
La canción cumple con una de las premisas para cualquier éxito de la música country: su carácter agridulce. Roy Acuff, en una muestra de su sentido del humor, decidió dar un nombre a este “anónimo” viajero al Más Allá, a quien bautizó como Daddy Claxton. ¿Y por qué hablamos aquí de humor? Pues muy sencillo. En realidad, el nombre de Acuff, tal como figuraba en su partida de bautismo, era compuesto: Roy Claxton. Esta referencia, huelga decirlo, no aparece en la grabación de la familia Carter de 1929, en la que el cadáver respondía al nombre de Daddy Cleaton.