Lynn Anderson, la gran dama del country

lynn anderson 2
Lynn Rene Anderson nació en 1947 en Grand Forks (a 100 kilómetros de Fargo, para que os hagáis una idea). El country tenía una gran tradición en su familia: era hija de dos compositores del género y, desde la adolescencia, ya mostró sus cualidades. A los 19 años grabó su primer single con la discográfica Chart Records.
Su mayor éxito, conocido en todo el mundo y versionado en múltiples idiomas, fue (I Never Promised You A) Rose Garden. Lo sacó en 1970 con la Columbia, y no tardó en convertirse en una de las canciones country más vendidas de todos los tiempos. Durante los años 70 siguieron los números 1 y Anderson fue la primera artista country que llenó el Madison Square Garden, con capacidad para 20.000 personas, en 1974. Siguió trabajando hasta su muerte –Bridges, su último disco, es de este mismo año–, pero no con el éxito de antaño. Falleció el pasado mes de julio, y aquí podéis leer la entrada que apareció en el blog.
Escuchemos su primer single importante, If I kiss you (will you go away), de 1967, extraído de su primer LP Ride, Ride, Ride. Escrita por su madre, Liz Anderson, llegó al número 5 de las listas, abonando el terreno para sus futuros éxitos. La narradora recuerda que, cuando era niña y se hacía daño, su madre le besaba la herida y el dolor se esfumaba. Ahora que es adulta se pregunta si ese mismo método funcionará tras su reciente ruptura, porque “nunca ha tenido un dolor más grande que el suyo”.

Ese mismo año Kitty Wells la grabó para su disco Queen of Honky Tonk Street.

Aunque, en mi opinión, cualquiera de las versiones anteriores es mejor, también la grabó Dolly Parton. Escuchémosla.

Merle Haggard, un gran representante del sonido Bakersfield

MerleHaggard
Merle Haggard nació en California en 1937. Sus padres eran oriundos de Oklahoma, de donde tuvieron que emigrar por el azote de la Gran Depresión. Su padre murió cuando Haggard tenía siete años, y su madre afrontó la responsabilidad de criar sola a sus hijos. Fue su hermano quien le regaló su primera guitarra, que aprendió a tocar de manera autodidacta.
Haggard cometió una serie de delitos menores y, a los 14 años, huyó de casa rumbo a Texas junto con un amigo. Allí siguió delinquiendo, fue arrestado, enviado a reformatorios juveniles e incluso a la cárcel.
En los años 60 se centró y decidió dedicarse por entero a la música. Firmó su primer contrato con Tally Records y se interesó por el sonido Bakersfield, iniciado por Buck Owens. Durante la década de los 70, continuó su éxito con canciones como Carolyn, Always Wanting You o The Roots of My Raising. Posteriormente, su carrera decayó en favor de figuras emergentes como George Strait o Randy Travis. En 1994, entró en el Salón de la Fama del Country, y una de sus últimas apariciones públicas fue en la gala de los Grammy del año pasado, cuando interpretó otro de sus grandes clásicos, Okie from Muskogee (1969).
Escuchemos su primer número 1, I’m a Lonesome Fugitive (1966), escrito por Liz y Casey Anderson. La canción, que al principio se llamaba The Fugitive, es un ejemplo consumado del outlaw country, con el que se asocia a Haggard. Se trata de una autobiografía ficticia: un fugitivo solitario, cuyo hogar es la carretera, se ha pasado la vida huyendo. Una vez se saltó la ley y pasó dos años a la sombra. Ahora le gustaría asentarse, pero no le dejan, y tampoco se puede permitir el lujo de amar a nadie. Os dejo con su grabación, aparecida en el sello Capitol a finales del citado año.

El guitarrista Roy Buchanan nos regaló esta versión.

Uno de los pioneros del rock and roll, Gene Vincent, autor de Be Bop-A Lula, versionó también el clásico de Haggard.

He aquí el directo de Dale Watson en un concierto que ofreció en Ámsterdam.

Finalmente, Jerry Lee Lewis la interpretó en su álbum Golden Country and Western Hits 2.