Take me home country roads. Taffy Nivert, Bill Danoff y John Denver, 1971

john-denver-with-fat-city-take-me-home-country-roads-rca-2
Con el tiempo, esta sería la canción más identificable de John Denver, hasta entonces un compositor relativamente desconocido cuyo mayor éxito había sido Leaving On a Jet Plane, ya escuchada aquí.
La historia se desarrolla en Virginia Occidental, aunque, curiosamente, ninguno de los tres coautores conocía este estado. Empezaron a escribirla Bill y Taffy Danoff, luego marido y mujer, y su amigo John Denver les ayudó a terminarla.
La idea surgió de un viaje en coche por las sinuosas carreteras del estado de Maryland con motivo de una visita familiar, pero al final cambiaron la localización, pensando en un amigo suyo que residía en Virginia Occidental. En principio la idea era que Johnny Cash la interpretara, pero, cuando John Denver la cantó, se la cedieron a él, tan bien lo hizo.
Take me home, country roads es casi un himno oficioso de Virginia Occidental, estado al que describe como “casi el paraíso”. A los políticos de turno esto les ha dado mucho juego y, en 2008, en las primarias demócratas del estado, Hillary Clinton hizo alusión a estas palabras.
El primero en grabarla fue su autor, John Denver.

En 1971, Eddy Arnold la versionó en su álbum Loving Her Was Easier.

El mismo año, Lynn Anderson sacó su disco How Can I Unlove You, al que pertenece este tema.

Claude François cosechó un gran éxito con su versión en francés, J’ai encore ma maison (1973).

Un país muy alejado geográficamente de la música country, pero bastante seguidor de este estilo, es, curiosamente, República Checa. Escuchemos la adaptación al checo de Pavel Bobek con el título Veď mě dál, cesto má.

En la serie que dediqué el pasado mes de febrero a los temas country en otros idiomas, La Babel del Country, tuvimos oportunidad de escuchar la versión en finlandés de esta canción, Vanha Tie, de Kari Tapio, que podéis volver a escuchar aquí.
Tras este paseo por Europa, volvemos a Estados Unidos con la mención del disco Rockin’ in the Country, obra de Daryle Singletary de 2009, en el que también se incluye.

Rose Garden. Joe South, 1970

lynn-anderson-rose-garden-1
Esta canción, conocida como I never promised a rose garden, fue escrita por Joe South, que también la grabó, aunque, si se convirtió en un éxito internacional, fue gracias a la versión de Lynn Anderson de 1970.
La artista se interesó por el tema, pero su productor la consideraba ”una canción de hombres” (“te podría prometer un gran diamante”, dice la letra). Finalmente le dio luz verde y acabó siendo uno de los mayores éxitos de su carrera.
La letra transmite optimismo, y, según Lynn Anderson, esa fue la principal razón de su éxito: la gente quería olvidarse de las miserias de Vietnam. Aunque las cosas no siempre salgan como se han planeado –“siempre tiene que haber un poco de lluvia”–, hay que sobreponerse –“no ponerse melancólico y compartir los buenos tiempos mientras se pueda”.
La canción se ha grabado en otros idiomas, véase la versión de Duncan Dhu Jardín de rosas.

O la portuguesa Mar de rosas, de The Fevers.

Escuchemos ahora la original del autor, Joe South.

El verdadero éxito llegó con la grabación de Lynn Anderson, en octubre de 1970, que le valió el Grammy a la mejor interpretación femenina al año siguiente.

Os dejo con la versión de Loretta Lynn, perteneciente a su álbum I wanna Be Free (1971).

La cantante canadiense K.D. Lang la versionó en 1987, en su álbum Angel with a Lariat.

En 2005 Martina McBride publicó su disco Timeless, repleto de versiones de grandes clásicos como este.

Hello, Darling. Conway Twitty, 1969

conway-twitty-1970-hello-darlin
Hoy vamos a escuchar una romántica balada escrita por Conway Twitty en 1969 y publicada al año siguiente. El tema nació bendecido por la fortuna, y Twitty lo escogió para abrir todos sus conciertos. Fue producido por Owen Bradley, de Decca Records, quien sugirió que el primer verso fuera recitado y no cantado. La letra habla de un hombre que, tras una ruptura sentimental, aparenta normalidad pero en realidad no puede dormir y llora toda la noche. Finalmente, le suplica a su pareja que le perdone y vuelva con él.
Os dejo con el original de Conway Twitty.

George Jones versionó la balada en 1972.

La de Lynn Anderson destaca por el sentimiento que imprime a la canción.

Loretta Lynn, la compañera profesional de Twitty, también se lanzó a grabarla.

Escuchemos ahora, consecutivamente, las versiones de Bobby Bare y Charley Pride.


Por último, una curiosidad: en 1975, el propio Twitty grabó una versión en ruso –con la ayuda de un profesor de lenguas de la universidad de Oklahoma– que sonó en el espacio, en el proyecto Apolo-Soyuz, en el que colaboraron soviéticos y americanos como gesto de buena voluntad en el contexto de la Guerra Fría. La canción se tituló Privet Radost