Enjaulados (VIII)

enjaulado

En la entrada anterior, dedicada a At Folsom Prison, alabamos el éxito comercial que cosechó este disco. Pues bien, su gloria fue superada por el que sacó Johnny Cash al año siguiente, At San Quentin. Sin duda, el sello discográfico quiso repetir su buena fortuna y, de hecho, lo logró, pues no solo llegó al número 1 en las listas country (como el anterior), sino también en las pop. Fue nominado al mejor álbum en los Grammy y Cash ganó en la categoría de Actuación masculina por A Boy Named Sue, que podéis escuchar aquí. El concierto fue grabado en otra prisión californiana, San Quentin, en febrero de 1969.

Escuchemos Wanted Man, una de las incursiones de Bob Dylan en el country y el tema con el que se abre el disco. El narrador nos dice que hay carteles de “se busca” referidos a él por todas partes.

Siguiendo la estela de Johnny Cash, Mack Vickery grabó Live at the Alabama Women’s Prison en una cárcel de mujeres de Alabama, que arrastraba la fama de ser una de las más duras de Estados Unidos. Vickery contaba poco más de 30 años cuando vio la luz el disco, en 1970. Sus inicios habían discurrido por el rockabilly y, en el country, más que como intérprete fue conocido como autor de canciones grabadas por otros como Johnny Cash, Waylon Jennings o George Jones.

Escuchemos Life Turned Her That Way. El tema fue escrito por Harlan Howard en 1965, y esta es la versión de Vickery del 70. La letra no puede ser más apropiada para el marco en que se inscribe. El autor advierte a la sociedad de que “si (la protagonista) parece fría y amargada, se pare a pensar antes de condenarla porque la vida la volvió así”.

In Memoriam

waynekemp_250
El pasado 9 de marzo nos dejaba Wayne Kemp. Quizá no sea tan conocido como otras figuras del country: al fin y al cabo, los compositores normalmente quedan relegados a un segundo plano porque “no aparecen en la portada del disco”, si bien en ocasiones interpretó sus propios temas, aunque ninguno de sus singles llegó al Top 10.
Kemp nació en Arkansas en 1941, en el seno de una familia numerosa, y pasó su infancia en Oklahoma. Su prometedora carrera estuvo a punto de truncarse por un accidente automovilístico en 1967, en el que murieron varios miembros de su banda. Los médicos se mostraron pesimistas sobre sus posibilidades de volver a tocar la guitarra, pero su fuerza de voluntad se impuso a los diagnósticos y resurgió de entre las cenizas.
Sus trabajos más conocidos fueron éxitos para otros cantantes: Love Bug, lanzada al estrellato por George Jones; The Fireman, un éxito arrollador para George Strait; y One piece at a time, que Johnny Cash grabó en 1976.
Esta es la grabación de la primera de las tres, por el citado Jones y con Kemp a la guitarra.

Escuchemos ahora The fireman en la versión de George Strait. El protagonista se muestra orgulloso de su profesión de bombero, que le da opción de intimar con las mujeres: “cuando están calientes, me dan una llamada porque puedo refrescar lo que está hirviendo”.

Os dejo ahora con One piece at a time, popularizada por Johnny Cash. La letra nos presenta con mucha gracia a un trabajador de una cadena de montaje de automóviles, que pretende agenciarse un coche gratis de “al menos 100.000 dólares”. Cada día roba una pieza de un coche sin que nadie se dé cuenta y al cabo de los años, cuando se jubila, puede al fin culminar su tarea, y todo el mundo se extraña del curioso aspecto de su coche nuevo.

Para terminar, escuchemos en su faceta de cantante su mayor éxito, Honky Tonk Wine, que llegó al número 17 de las listas. Pertenece al disco Kentucky Sunshine, editado por MCA. En esta ocasión, el autor fue Mack Vickery.