Sara Evans, tras la estela de Harlan Howard

sara evans

Sara Lynn Evans nació en una pequeña ciudad de Missouri en 1971. A los 20 años se trasladó a Nashville, donde el gran compositor Harlan Howard se fijó en ella. Gracias a su mediación, consiguió un contrato con RCA Nashville.

En 1997 llegó la hora de la verdad con su álbum de debut, Three Chords and the Truth, un título que alude a la frase de Harlan Howard según la cual la música country son “tres acordes y la verdad”. De éxito discreto, cosechó, no obstante, los elogios de la crítica, lo que le allanó el camino para su siguiente trabajo, No Place that Far, del que luego escucharemos el tema homónimo.

Muy aplaudidos fueron también sus siguientes discos, Born to Fly (2000, el más vendido de su carrera), Restless (2003) y Real Fine Place (2005). En 2015, abandonó RCA Nashville después de casi 20 años “de servicio” y, tras un breve paso por Sugar Hill Records, fundó su propio sello, en el que el pasado mes dio a conocer su última obra, Words.

Su primer número 1, No Place That Far, apareció en el álbum del mismo nombre de 1998. Escrito por Sara Evans, Tom Shapiro y Tony Martin, en la versión que vamos a escuchar, la original, Vince Gill la acompaña al micrófono. La letra recuerda al conocido tema de Marvin Gaye Ain’t No Mountain High Enough. Aquí, la protagonista dice que no hay un lugar lo suficientemente lejano que le pueda separar de su amado.

El grupo irlandés Westworld la incluyó en Coast to Coast (2000).

 

 

Disco del mes (diciembre)

kane-brown
El disco destacado de este mes tiene como protagonista a una joven promesa del country, Kane Brown, de solo 23 años, quien el pasado 2 de diciembre sacó su primer álbum de estudio de larga duración, Kane Brown (ya había debutado con dos EPs).
Su nombre os sonará por su asociación con uno de los grupos bro-country del momento, Florida Georgia Line, que lo señaló para participar en su gira, así como por las versiones que ha hecho de artistas consagrados como George Strait.
La génesis de este disco se sitúa a finales de enero de este año, cuando Kane firmó un contrato con la RCA Nashville. El álbum, de 11 pistas –siete co-escritas por él–, tiene un sabor autobiográfico, sobre todo por uno de los temas incluidos, Learning, en el que habla de los abusos que sufrió en su infancia.
Con 45.000 unidades vendidas sólo el primer fin de semana, el disco se ha convertido en el mejor debut country de los últimos dos años, un hito extraordinario teniendo en cuenta que empezó colgando vídeos en las redes sociales.
El primer single, que vio la luz en junio, lleva por título Ain’t No Stoppin’ us now (“No hay quien nos pare”). La canción anticipa la diversión de que disfrutará el narrador en una jornada playera. Ahora que estamos en pleno invierno no parece el momento más oportuno de publicar esta canción, pero, en descargo de la discográfica, hay que precisar que tuvieron la precaución de adelantar el single al verano.

El último, a su vez, es Thunder in the Rain. A medio camino entre el country y el pop, la canción compara la relación con su pareja con una tormenta de truenos y relámpagos.

Por último, escuchemos Learning, el tema al que aludía antes, encuadrado en el country rap, un subgénero que se ha puesto de moda en los últimos tiempos. En su letra, Brown nos muestra su conflictiva niñez, sin exhibir ningún resentimiento: “Estoy aprendiendo a dejarlo marchar, el perdón es algo que debemos conocer; si te aferras al odio para siempre, te terminará haciendo daño en el alma”.

Kane Brown en Amazon

Put Yourself in my Shoes. Clint Black, 1990

put yourself
Hace exactamente un mes os hablaba del disco de debut de Clint Black, Killin’ Time. Hoy os traigo su siguiente trabajo, Put Yourself in my Shoes, que concitó los aplausos de crítica y público y lo confirmó como una de las voces más interesantes del country tradicional.
Todos y cada uno de los singles que aparecieron estuvieron en las listas de los más vendidos. El álbum, editado por RCA Nashville, fue producido por James Stroud, y casi todas las letras fueron escritas en colaboración por Clint Black y Hayden Nicholas (en el caso de las dos primeras que vamos a escuchar, se sumó el buen hacer de Shake Russell, mientras que la última, Loving Blind, fue compuesta por Black en solitario).
Escuchemos primero el tema que le da título. Apareció como single un mes antes de que saliera el disco, y habla de una pareja que intenta recomponer su relación; para comprenderse mejor el uno al otro, se aconsejan “ponerse en sus zapatos”.

One More Payment recupera el más puro espíritu del western swing. Relata los problemas financieros que atraviesa un granjero en el día a día. El narrador tiene una hipoteca sobre su granja que parece no terminar nunca, pero “un pago más y será mía”.

Where are you now, cuarto y último single, llegó al primer puesto de las listas tanto en Estados Unidos como en Canadá. El protagonista se siente perdido desde que su pareja le abandonó y ahora se arrepiente de no haber hecho más por retenerla.

En Loving Blind se habla de los peligros de amar ciegamente cuando ese amor no es correspondido.

Feels So Right. Alabama, 1981

feels so right
En febrero de 1981, cuando en España estábamos a otra cosa con el intento de golpe de Estado, Alabama publicaba en RCA Nashville su quinto álbum de estudio y escalaba a lo más alto de la lista Billboard. Reeditado seis años más tarde, se puede decir que en sus 35 minutos de duración el grupo encontró, al fin, su sonido.
Escuchemos el tema que le da título, el primero de los tres números 1 que produjo el álbum. Compuesto por Randy Owen, el narrador se dirige a su pareja en estos términos: “Susúrrame suavemente, respira palabras sobre mi piel, no hay nadie cerca escuchando, por favor, no digas adiós, abrázame fuerte y ámame, presiona tus labios contra los míos, se siente tan bien, se siente tan bien”. He aquí Feels so right.

Old Flame, de Donny Lowery y Mac McAnally, fue otro de sus éxitos. Aquí, el narrador se brinda a ser el nuevo amor de una amiga suya que acaba de romper con su novio: “Hay una antigua llama ardiendo en tus ojos que las lágrimas no pueden ahogar ni el maquillaje disfrazar, dices que tu amor por mí es fuerte”.

Love in the First Degree fue compuesto por Tim DuBois y Jim Hunt y salió como single en octubre de 1981, convirtiéndose en una de las canciones más populares de Alabama. En la letra de esta alegoría, el autor se confiesa culpable del delito “amor en primer grado”. Y, aunque quiere fugarse de la prisión en la que el amor le ha metido, se ve incapaz, ya que “tu amor me ha dejado sin defensas”.

Donny Lowery escribió Woman Back Home, en la que el narrador se muestra orgulloso de su “mujer allá en casa” y desearía que estuviera aquí para “abrazarle fuerte”.

En I’m Stoned, Teddy Gentry y Randy Owen, sus autores, ahondan en el sentimiento de angustia del protagonista, que cree que su pareja le ha abandonado.

My Home’s in Alabama. Alabama, 1980

my home
No fue el primer disco de Alabama, pero sí el que dio el pistoletazo de salida a la exitosa carrera de este grupo en los ochenta. Encuadrado en el country-rock, pero menos agresivo que el que practicaban Leonard Skynyrd o Hank Williams Jr., My Home’s in Alabama fue publicado por RCA Nashville en 1980 y reeditado en 1998.
Escuchemos la canción que da título al disco, cuya letra abunda en las raíces sureñas de la formación. Es obra de Randy Owen y Teddy Gentry.

Hangin’ Up My Travelling Shoes fue escrita por los mismos autores. El protagonista ha estado “dando vueltas en un remolino sin saber dónde ir”, “en una jungla de corazones rotos buscando no sabe qué”, “cabalgando en un mar de incertidumbre huyendo de todo”, pero, ahora que ha encontrado lo que busca, promete “colgar sus zapatos de caminante”.

Why, Lady, Why fue uno de sus singles y llegó a lo más alto de las listas. En esta balada, de Teddy Gentry y Reed Scott, el narrador se pregunta por qué no puede olvidar a su ex pareja.

I Wanna Come Over salió un año antes y fue recuperada para este álbum. La grabaron tras dos años en el dique seco por problemas legales con su anterior discográfica y constituyó su primer Top 40 en las listas. Richard Berardi y Michael Berardi relataron la historia de un hombre que llama a su novia por teléfono y le propone hacerle una visita, arrepentido por la pelea que acaban de tener.

La canción que vamos a escuchar ahora –por segunda vez: ya lo hicimos en la entrega XXVII de la serie El country marca su territorio– lleva por título Tennessee River, y tiene el honor de haber sido el primer número 1 de Alabama. El fiddle es el mejor aliado de su letra.

Some Other Place, Some Other Time fue compuesta en solitario por Jeff Cook. Se trata de una nostálgica canción en la que el protagonista recuerda a “otro amor en otro lugar y otro tiempo”.

Coat of Many Colors. Dolly Parton, 1971

CoatofManyColors
La carrera de Dolly Parton dio un salto cuántico con la publicación de su octavo disco de estudio, Coat of Many Colors, titulado como la mejor canción de la artista, según ella misma ha declarado. El disco fue publicado por el sello RCA Nashville y producido por Bob Ferguson.
Escuchemos Travelin’ Man, que volvería a grabar para su disco Bubbling’ Over (1973). Esta es la versión original. Como los grandes clásicos del country, cuenta una historia muy peculiar: un viajante llega a una localidad y se enamora de la hija de una de sus habitantes. La madre no aprueba esta relación, y no por razones morales –la hija es mucho menor que su pretendiente–, sino porque también ella se ha enamorado del tipo, y al final se fuga con él.

El disco conoció dos singles, el tema que da título al disco, Coat of Many Colors (ya escuchado aquí), y este My blue tears, en el que la compositora ruega a un pájaro cantarín y malasombra que abandone su ventana, porque el único que la ha amado se ha ido y no está de humor para escuchar más canciones tristes.

Años más tarde, Parton, junto con Linda Ronstadt y Emmylou Harris, versionaron de nuevo esta canción, que vio la luz en el álbum Get Closer (1982), de Ronstadt. Os dejo con ella.

Otro tema del disco reinterpretado en otro de sus discos –concretamente en Jolene (1974)– es Early morning breeze, un canto a la naturaleza que nos describe el esplendor de una mañana acariciada por la brisa matinal.

En 2007 se reeditó el álbum en formato CD con cuatro temas adicionales. Por ejemplo, este Just as good as gone.

De vencedores y vencidos

grammys
Un año más se han entregado los Grammy en el Staples Theatre de Los Ángeles. En cierto modo, los ganadores han sido los esperados, en una ceremonia autocomplaciente con la industria que ha reconocido los temas más populares, esto es, los que más han vendido. Pero lo más vendido no siempre es lo mejor, claro.
Los grandes triunfadores, no ya del género country, sino de la noche, han sido los que más han sonado en las emisoras de radio. De Stay with me, el británico Sam Smith, de 22 años, ha colocado más de tres millones de copias sólo en Estados Unidos, y ha sido la octava canción más vendida en Reino Unido. Puestos a premiar lo comercial, tampoco podía faltar el álbum de la banda sonora de Frozen, con casi cuatro millones de copias hasta enero de 2015 en Estados Unidos.
Y, tras esta introducción o lamento, centrémonos en el country. Los ganadores han sido:
Mejor álbum country: Platinum, Miranda Lambert. Discográfica RCA Nashville. Lambert partía como una de las favoritas con cuatro nominaciones. Tras The Outsiders, de Eric Church, era el segundo disco más vendido de entre los nominados.
Mejor canción country: I’m not Gonna Miss You. Glen Campbell y Julian Raymond. Discográfica Big Machine Records. Se trata de un sentido homenaje a un hombre, Glen Campbell, que ha dado mucho a la música country y que actualmente sufre Alzheimer. La canción también está nominada para los Oscar del próximo 22 de febrero. Es el sexto Grammy que gana Campbell en competición, quien, en 2012, se llevó uno especial al conjunto de su carrera.

Mejor actuación en solitario: Something in the Water. Carrie Underwood. Discográfica Sony Nashville. Entre los cuatro premios específicos del country, este es el que el que menos tiene que ver con el género. Es una mediocre canción pop, interpretada por la excelente voz de Carrie Underwood, quien consigue con ella el sexto Grammy de su carrera en su faceta country y el séptimo contando el de artista revelación en 2006. La artista no asistió a la ceremonia por su avanzado estado de gestación.

Mejor actuación en grupo: Gentle on My Mind. The Band Perry. Discográfica Big Machine Records. Otro homenaje a Glen Campbell, autor en 1968 de esta canción, que se incluye además en el documental sobre su vida, I’ll Be Me. A la tercera fue la vencida. The Band Perry ya habían sido nominados en la ceremonia de 2011 por el single If I Die Young y, en 2012, como mejor artista novel.

Rosanne Cash ha hecho pleno en el subgénero de Americana, con tres de tres por su magnífico trabajo The River and the Thread y su single A Feather’s Not A Bird.

Por último, el gran perdedor de la noche ha sido Eric Church, que se ha ido de vacío a pesar de sus cuatro candidaturas. Su álbum ha sido el más vendido del año en música country. De contradicciones están las sepulturas llenas…

Predicciones para los Grammy 2015

grammy awards Todo está preparado para que esta madrugada, hora española (tarde-noche en Los Ángeles), se entreguen los premios Grammy en su quincuagésima séptima edición. Del total de galardones que se repartirán, 83, solo cuatro pertenecen a la música country. Como viene siendo habitual, la mayoría de los premios, unos 70, se entregarán en una sobria ceremonia anterior a la gala, que tendrá lugar en el Staples Center de Los Ángeles. Las nominaciones country las podéis ver en la entrada del 12 de diciembre: https://riverofcountry.wordpress.com/2014/12/12/nominaciones-a-los-grammy-2015/ Recordemos que los artistas country con más nominaciones son Miranda Lambert y Eric Church, con 4 cada uno, y Rosanne Cash, con tres. Estas son mis apuestas para las cuatro categorías:

Mejor actuación en solitario: Miranda Lambert, Automatic, perteneciente al disco Platinum. Discográfica: RCA Nashville.

Mejor actuación en grupo: Day Drinking, de Little Big Town. Discográfica: Capitol Nashville.

Mejor canción country: Meanwhile Back at Mama’s. Escrita por Tom Douglas, Jaren Johnston y Jeffrey Steele (Tim McGraw con Faith Hill). Editada por Big Machine Records.

Mejor álbum country: Los dos álbumes que han obtenido más ventas entre los nominados son The Outsiders, de Eric Church, y Platinum, de Miranda Lambert, por lo que, si el criterio comercial primara a la hora de trenzar la corona de laurel, ganaría alguno de esos dos. Sin embargo, desde el punto de vista de la calidad, en mi opinión debería ganar Riser, de Dierks Bentley. Discográfica: Capitol Records.

Dos menciones especiales: Rosanne Cash con su excelente disco The River and the Threadentrada del 8 de marzo–, que está nominado al mejor disco de Americana y cuyo single principal, A Feather’s Not a Bird, figura como mejor actuación de Americana y mejor canción de este subgénero del country.

Y, por último, el disco Forever Changed, de T. Graham Brown, es candidato al mejor álbum gospel (entrada disco del mes enero).

Dolly Parton, la reina country de los Grammy

dolly-parton 3
Nacida en el seno de una familia numerosa de Tennessee, fue una niña prodigio que, a temprana edad, empezó a actuar en distintos programas de radio y televisión y, a los 13 años, debutó en el Grand Ole Opry, cuando presentó su primer single, Puppy Love.
Su primer LP fue Hello, I’m Dolly (1967) y, a finales esa década, alcanzó un éxito inusitado gracias a su colaboración con uno de los grandes, Porter Wagoner, con el que participó en su famoso programa de televisión. Esta asociación terminó en 1974 y su carrera despegó ya en solitario. Firmó con RCA Victor y después con Columbia Records. Uno de los hitos de su carrera fueron los dúos que grabó con Kenny Rogers, el más conocido de los cuales fue Islands in the Stream (1983).
A Dolly Parton siempre le ha gustado la experimentación: en los 90 sacó álbumes de bluegrass (como The Grass is Blue –1999–, que le valió uno de los siete Grammy que tiene, de nada menos que 46 nominaciones); a finales de los 70, se introdujo en el country-pop; e incluso ha cantado gospel. Desde 1999 pertenece al Salón de la Fama de la Música Country.
Otro campo en el que se ha dejado ver es en el cine, con títulos como Cómo eliminar su jefe, de 1980 y cuya canción 9 to 5 fue candidata al Oscar, La casa más divertida de Texas (1982), o Magnolias de acero (1989). También ha hecho algunos papeles para televisión.
Como mujer de negocios, desde 1986 es co-propietaria del parque temático Dollywood, dedicado a la música country, lo que, junto con la venta de sus discos, la ha convertido en una de las artistas más ricas de Nashville. Actualmente sigue en activo y el año pasado sacó su último álbum, Blue Smoke.
Escuchemos una de sus mejores canciones, Jolene. La canción data de 1973 y el single fue editado por el sello RCA Nashville. La letra se estructura en torno a una conversación entre dos mujeres que luchan por el mismo hombre. Aunque una de ellas reconoce que su rival, Jolene, le gana en belleza, le ruega que no se lo lleve “sólo porque puede”, ya que el amor que siente por él lo significa todo para ella.

Olivia Newton-John la incluyó en su álbum Come On Over (1976).

La versión que vamos a escuchar, perteneciente al álbum One Moment More, de Mindy Smith, es, según ha declarado la propia Parton, su preferida; aunque, en mi opinión, ninguna puede competir con la original de Parton.

El country marca su territorio (XXVII)

tennessee 2
76. Tennessee River. El grupo de rock sureño Alabama toma su nombre del estado en que se fundó. Esta canción de 1980 fue compuesta por Randy Owen y apareció en el disco My Home’s in Alabama, editado por RCA Nashville. El tema inauguró su racha de números 1, que se extendió hasta 1993, con al menos uno por año. Y, ahora, un poco de geografía: el río Tennessee es un afluente del Ohio que nace en Tennessee, se adentra en Alabama, forma la frontera con Mississippi y termina su recorrido en Kentucky, es decir, que navegando por sus aguas podemos recorrer gran parte del sur de Estados Unidos, el territorio country por excelencia. La canción está impregnada de alegría y amor por la tierra natal del grupo. El narrador recuerda los buenos tiempos vividos junto al río Tennessee y sus deseos de formar allí un hogar.

77. My Tennessee Mountain Home. En 1973, apareció el álbum homónimo que incluye esta canción de la prolífica –y felizmente en activo– Dolly Parton. El single salió en febrero en el sello RCA Nashville, y muy pronto se convirtió en uno de los temas más populares de la artista, sobre todo desde que Parton creara su propio parque temático, Dollywood, a la manera del Graceland de los herederos de Elvis. Y es que esta es una de las canciones que suenan de fondo en Dollywood. Su letra, muy nostálgica, recuerda la infancia de la autora en Tennessee, donde nació en 1946.

Os dejo ahora con una curiosa versión grabada en sueco por Lasse Stefanz, Ett bättre Liv (“Una vida mejor”, 1986).

78. Tennessee Homesick Blues. Y seguimos con Dolly Parton, cuyo principal talento, como sabemos, es el de la música, pero que también hizo sus pinitos en el cine. En 1984 protagonizó la comedia Rhinestone, con Sylvester Stallone. La cinta no cosechó buenas críticas –de hecho, fue candidata a varios premios Razzie–, pero la canción llegó a lo más alto de las listas en septiembre de ese año. La letra es similar a la anterior; en este caso, el personaje que interpreta Dolly Parton se encuentra en Nueva York y recuerda con cariño su Tennessee natal.