Con nombre propio (IV)

christening
En 1987 Waylon Jennings alcanzó el primer puesto de las listas con Rose in Paradise, perteneciente al disco Hangin’ Tough. La canción, escrita por Stewart Harris y Jim McBride, trata de la relación entre un banquero y una chica llamada Rosa, cuya “belleza cortaba como un cuchillo”. El hombre es muy celoso y contrata a alguien para que la vigile. Al final Rosa se escapa, según los rumores con el mismo hombre contratado para vigilarla.

Chris Young la grabó, años más tarde, en un dúo con Willie Nelson para su álbum The Man I Want to Be.

Barry Dean escribió y compuso Moving Oleta, acerca de su abuela con Alzheimer y cómo su abuelo la cuidó hasta el final, mientras “lágrimas de fracaso ardían en sus mejillas”. Reba McEntire la grabó en su disco Room to Breathe (2003).

La siguiente canción, Rose Marie, tiene su origen en el teatro musical. La traigo a colación porque fue en la voz de un conocido cantante de country de los años 50, Slim Whiteman, que alcanzó gran popularidad. Obra de Rudof Friml y Herbert Stothart –la música– y Otto Harbach y Oscar Hammerstein II –la letra– de 1924, la grabación de Whiteman fue todo un éxito en el mercado británico en 1955.

Saving Amy es una canción escrita por Brantley Gilbert y Bonnie Baker, y relata la historia de una chica a la que el primero conoció en el instituto (aquí le cambia el nombre, eso sí). Su novio le propuso matrimonio y, ese mismo día, de vuelta a casa, este falleció en un accidente de coche. La canción la narra la víctima desde el más allá y concluye agradeciendo a Dios el haber salvado a Amy.

Martina McBride, una voz de soprano en el country-pop

Martina-McBride-Publicity-Photo-Credit-Kristin-Barlowe_0
Martina Schiff, nacida en Kansas, acaba de cumplir 50 años. Su padre, aficionado a la música country, le inculcó su pasión por este género, y, cuando todavía era una niña, participó con él en el grupo The Schiffers.
Tras casarse con el ingeniero de sonido Johnny McBride, que trabajaba con Garth Brooks y otros artistas como Charlie Daniels o Ricky van Shelton, metió la cabeza en la RCA Records, que le ofreció su primer contrato discográfico. Martina McBride debutó en 1992 con el álbum The Time Has Come, al que seguirían Wild Angels (1995) y Evolution (1997), mucho más populares.
Según la Asociación de Grabaciones de Estados Unidos, hasta la fecha ha vendido más de 14 millones de discos, a lo que habría que añadir el aval de la crítica: McBride ostenta el honor de ser la artista con más nominaciones en la Asociación de Música Country, empatada con Reba McEntire. Su último trabajo, Reckless, apareció el pasado mes de abril (ver Disco del mes abril).
Escuchemos ya uno de sus números 1, Wrong Again (1998), perteneciente a su disco Evolution. Escrita por Cynthia Weil y Tommy Lee James, la letra nos presenta a una mujer encantada de haber encontrado a quien cree el amor de su vida, aunque todo el mundo ve que se está engañando. Al fin, se da cuenta de que “otra vez estaba equivocada”.

Sweet Sixteen. Reba McEntire, 1989

Reba_Mcentire-Sweet_Sixteen-Frontal
El decimosexto álbum de estudio de Reba McEntire fue Sweet Sixteen (de ahí su título). Aquel año, 1989, fue muy ajetreado para esta cantante, que también sacó otro, Reba Live, su primer y único álbum en directo.
El disco que vamos a escuchar hoy, de poco más de media hora de duración, fue editado por MCA y producido por Jimmy Bowen y la propia Reba. Supuso una vuelta a los orígenes del country “neotradicional”, con profusión de instrumentos clásicos del género, como el fiddle o la steel guitar.
Cathy’s Clown es una composición de los hermanos Don y Phil Everly de 1960. Escuchemos primero la versión original de The Everly Brothers (1960), en una grabación que reunió a músicos del country de la época como el pianista Floyd Cramer, el bajista Floyd Chance y el batería Buddy Harman. El single fue uno de los más vendidos de los Everly Brothers, y curiosamente su éxito fue aún mayor en Reino Unido que en Estados Unidos. En la letra, un hombre anuncia a su pareja que va a romper con ella porque siente que le trata como a un payaso.

Escuchemos ahora la versión de Reba McEntire, el primer single del disco. Varía respecto a la anterior en que crea a un nuevo personaje que aconseja al hombre que deje de sentirse como el payaso de Cathy y se vaya con ella.

Til Love Comes Again es una composición de Bob Regan y Ed Hill en la que la protagonista confía en que el amor vuelva a llamar a su puerta para “acabar con estas noches solitarias y secar esas lágrimas que lloro”.

Little Girl es un tema escrito por Kendal Franceschi y Quentin Powers. Habla de los recuerdos de la protagonista sobre su niñez.

El último single extraído del disco fue Walk On, obra de Steve Dean y Lonnie Williams, que llegó al segundo puesto de las listas. Es una canción optimista que anima a superar las dificultades y a “seguir caminando porque no hay mal que dure mucho tiempo”.

Ronnie Dunn, la voz de Brooks & Dunn

ronnie dunn
El tejano Ronnie Dunn nació en 1953 y, aunque inició su carrera en solitario, empezó a ser verdaderamente conocido cuando formó con Kix Brooks el grupo Brooks & Dunn en 1990. Veinte números 1 y treinta millones de discos vendidos sacian a cualquiera, y, tras veinte años juntos, en 2010 anunciaron su separación y su intención de seguir cada uno por su lado.
Desde entonces, Ronnie ha sacado dos discos, Ronnie Dunn y Peace, Love and Country, y ya tiene un tercero en ciernes, este en la casa Nash Icon, donde, entre otros artistas, trabajan Reba McEntire y Martina McBride. Además, en 2013 fundó su propio sello, Little Will-E Records, con el que se propone conectar con sus fans a un nivel más íntimo.
Como muestra de esa anhelada intimidad, escuchemos aquí el primer single de Dunn tras la ruptura de Brooks & Dunn. Bleed Red (2011) pertenece a su primer disco en solitario, editado por Arista Nashville. Escrita por Tommy Lee James y Andrew Dorff, esta estupenda balada reclama el amor y la comprensión en boca de su narrador, que alega lo que sigue: “Digamos que lo siento antes de que sea demasiado tarde. Dale al perdón una oportunidad. Convierte la ira en agua y deja que resbale entre las manos. Todos sangramos en rojo, todos probamos la lluvia, todos nos caemos y perdemos el norte, todos decimos palabras de las que luego nos arrepentimos, todos lloramos lágrimas”. Lloremos, pues.

30 años de música country

country fest
Evidentemente la música country lleva con nosotros mucho más de 30 años, pero hoy os voy a hablar de uno de los mayores festivales, si no el mayor, dedicados a este género en Estados Unidos: el Country Fest.
En 1987 se celebró su primera edición en Cadott, Wisconsin, en el centro del estado, y año tras año su aceptación no ha hecho sino crecer. Sirvan como ejemplo los 7.000 campings que alojan hoy en día a su público, así como los nombres de algunos de los artistas que han pasado por él: George Strait, Taylor Swift, Blake Shelton, Miranda Lambert, Carrie Underwood, George Jones o Reba McEntire, entre otros.
Entre el 16 y el 19 de junio pasados, Kenny Chesney, Carrie Underwood, Dierks Bentley, Sam Hunt (que cerró el festival) o Frankie Ballard (protagonista del próximo disco del mes) se dejaron caer por Cadott. Escuchemos ya algunos de los temas más populares de este cartel de estrellas.
Kenny Chesney recuperó Don’t Happen Twice, uno de sus grandes éxitos, que apareció por primera vez en 2001. El narrador recuerda en este tema cómo conoció a su primer amor: “Ese tipo de cosas no pasan dos veces”.

Carrie Underwood interpretó Smoke Break, una de las canciones de su disco Stotyteller (2015).

Finalmente, Dierks Bentley promocionó su penúltimo single, que apareció en enero de este año, Somewhere on a Beach, perteneciente a su disco Black.

Country Urbano (XXIV)

little rock
61. Send me down to Tucson. Otra gran ciudad de Arizona es Tucson, famosa por transmitir la imagen más clásica del Oeste a través del séptimo arte –en sus proximidades, en Tombstone, tuvo lugar el duelo de O.K. Corral, y vivió Wyatt Earp–. En 1979 Mel Tillis publicó su disco Are You Sincere, que incluía esta canción escrita por Snuff Garrett y Cliff Crofford. Cuenta la historia de un tipo cuyo jefe le envía a Tucson, una ciudad a la que nadie quiere ir, para trabajar en verano. Libre de su mujer, aunque nunca antes le ha sido infiel, pierde la cabeza por una chica de la ciudad. Ahora lo único que quiere es que le envíen de nuevo a Tucson para “hacer el trabajo”.

62. Little Rock. Aunque la canción con la que entramos en el estado de Arkansas lleva por nombre el de su capital, Little Rock, en realidad “pequeña roca” es como llama la narradora a su pareja. Reba McEntire incluyó este tema en su disco Whoever’s in New England (1986), el primero de los suyos que alcanzó el número 1 en la lista Billboard. Escrita por Pat McManus, Bob DiPiero y Jerry House, narra la historia de una mujer que se casa con un hombre rico, pero no tarda en cansarse de él y planea abandonarlo.

63. Little Rock. Al contrario que la anterior, esta canción sí que está dedicada a la capital de Arkansas. Collin Raye grabó este tema, compuesto por Tom Douglas –fue su primer éxito como compositor– en su álbum Extremes (1994). Nominada por la CMA a la mejor canción del año, cuenta la historia de un ex-alcohólico rehabilitado: “No he tomado una copa en 19 días y mis ojos están claros sin esa niebla”. Empieza una nueva vida en Arkansas, como empleado de un videoclub de Walmart, y pretende reanudar su antigua relación: “Solo tengo un problema, sin ti, no soy yo”.

Disco del mes (abril)

LOVE SOMEBODY
Hace poco más de un mes, una de las grandes figuras de la música country tradicional, Reba McEntire, cumplía 60 años, y qué mejor manera de celebrarlo que con un nuevo álbum, el número 27 de su carrera.
Love Somebody vio la luz el 14 de abril, casi cinco años después del anterior, All the Women I Am, un descanso que la propia autora ha justificado por su temor a que las radios ya no quisieran pinchar su música. En octubre de 2014, Reba anunció que sacaría un nuevo disco con Nash Icon, un sello independiente que ya puede presumir de tener entre los suyos a Taylor Swift, Tim McGraw o Rascal Flatts. Por supuesto, lo más granado de Nashville quiso salir en la foto, y Sam Hunt, Brandy Clark, Shane McAnally o Ashley Gorley no tardaron en apuntarse al carro ganador de Love Somebody.
Que, dicho sea de paso, consta de 12 temas, uno de ellos, Pray for peace, compuesto por nuestra artista. El impacto ha sido brutal, y esta semana ocupaba ya el primer puesto de los álbumes country en la lista Billboard, que conjuga las ventas y la aparición en las ondas.
Escuchemos en primer lugar el que hasta ahora es el único single del disco, Going Out Like That. Apareció en enero de este año y ha sido compuesto por Rhett Atkins, Ben Hayslip y Jason Sellers. Tiene un mensaje de lo más optimista. La chica acaba de pasar por una ruptura, pero no se va a deprimir por ello. “Él pensaba que se quedaría en casa llorando pero no está resultando así”. Enhorabuena.

Vamos ahora con Enough, a dúo con Jennifer Nettles. Compuesta por Kelly Archer, Aaron Scherz y Emily Shackleton, se trata de una actualización de su éxito de 1993 Does He Love You, que cantó junto a Linda Davis.

Y, de postre, la canción más country del álbum, en opinión de la misma Reba, She Got Drunk Last Night.

Love Somedy en Amazon

Miranda Lambert barre

acm awards 2015
Como os anunciaba el pasado viernes, el domingo 19 se desvelaron los Premios de la Academia de la Música Country, en una entretenida ceremonia celebrada en el estadio de los Dallas Cowboys en Arlington, Texas.
Miranda Lambert, oriunda de ese estado, fue la gran protagonista de la velada: ganó por sexta vez el premio a la mejor vocalista femenina del año (se coloca a uno de la marca establecida por Reba McEntire), y por cuarta vez uno de sus discos se alzó con el laurel al mejor álbum. Lambert no podía ocultar su satisfacción: “No sé lo que pasa esta noche. Amo mi trabajo, nunca dejaré de amar mi trabajo”. Por si fuera poco, Lambert fue también una de los siete agraciados con el premio especial por el 50 aniversario de la ceremonia, entregado por Reese Witherspoon y Sofia Vergara. No obstante, se le escapó el premio gordo, el de artista del año, que fue a parar a Luke Bryan, uno de los copresentadores de la gala.
Uno de los momentos más emotivos fue cuando la madre de Taylor Swift, enferma de cáncer según anunció hace poco su propia hija, le entregó otro de los premios especiales. Andrea Swift reconoció que era “una madre orgullosa” y alabó a su hija –ya cómodamente instalada en el pop con su álbum 1989– por su valentía para seguir explorando su curiosidad musical.
La ceremonia comenzó con el clásico All my ex’s live in Texas, una canción muy apropiada por cuanto se trataba de la primera vez que la ceremonia tenía lugar en el estado de la estrella solitaria. Y Luke Bryan y su partenaire al frente de la gala, Blake Shelton, hicieron amago de jugar al fútbol, ya que el escenario es, como he dicho, la sede de los Dallas Cowboys.
Vamos, que no faltó de nada, ni siquiera la nota patriótica, que pusieron Brooks and Dunn, también merecedores de un premio especial, que recibieron de manos de Taya Kyle, la viuda del personaje que inspiró El francotirador. “Me gustaría dar las gracias a nuestros hombres y mujeres en las Fuerzas Armadas que protegen nuestra libertad”, dijeron al recibir el premio.
El palmarés quedó como sigue:
Artista del año: Luke Bryan
Vocalista masculino del año: Jason Aldean. El tercer premio en esta categoría.
Vocalista femenina del año: Miranda Lambert
Artista novel del año: Cole Swindell. El tema más conocido de este artista de 31 años es Chillin’ It. Escuchémoslo.

Dúo vocal del año: Florida Georgia Line
Grupo vocal del año: Little Big Town. En la ceremonia, este grupo interpretó su último éxito, Girl Crush. Os dejo con él.

Single del año: I Don’t Dance, Lee Brice

Álbum del año: Platinum, Miranda Lambert
Canción del año: Automatic, Miranda Lambert

Acontecimiento vocal del año: This Is How We Roll, Florida Georgia Line

Vídeo del año: Drunk on a Plane, Dierks Bentley

Reba McEntire, una artista multidisciplinar

reba mcentire 3
Nacida en 1955 en Oklahoma, desde muy pequeña Reba McEntire empezó a cantar animada por su madre, una maestra cuyo deseo frustrado había sido el de convertirse en estrella del country. Junto con sus hermanos, formó el grupo The Singing McEntires y, tras graduarse, fue descubierta por el cantante de country Red Steagall. Firmó su primer contrato en Nashville con Mercury Records (1975). Dos años más tarde actuó por primera vez en el Grand Ole Opry –si bien no llegaría a ser miembro permanente de esta institución hasta 1986–, y publicó su primer álbum. Su verdadero éxito le llegó a mediados de los 80, coincidiendo con su fichaje por el sello MCA Nashville, en el que permaneció hasta 2008. En 1991, varios miembros de su compañía sufrieron un accidente aéreo cuando regresaban de una gira por el país. En 2001 cosechó grandes críticas con el revival de Annie Get Your Gun en Broadway y, poco después, se lanzó a la televisión, donde protagonizó la serie Reba, que se mantuvo seis temporadas en antena y por la que fue nominada al Globo de Oro.
Sus 25 álbumes de estudio –hasta la fecha– han superado los 80 millones de unidades vendidas en todo el mundo. No sin razón, algunos la llaman La reina del country. En 2011 entró en el Salón de la Fama de la Música Country, y en octubre del pasado año anunció un nuevo álbum para 2015.
Una de las canciones que mejor se asocian a Reba McEntire es Fancy, que Bobbie Gentry escribió y grabó por primera vez en 1969. Cuenta una historia muy controvertida. La narradora vive con su madre en Nueva Orleans y carecen de medios económicos (el padre les ha abandonado, no tienen ni para comer o pagar el alquiler, y el hermano pequeño y la madre sufren con rigor las consecuencias). Desesperada, la madre introduce a su hija en el mundo de la prostitución, con la esperanza de que tenga alguna oportunidad en la vida. Le pide que “sea fiel a sí misma pero que sea amable con los hombres y ellos lo serán con ella”. La canción no termina mal, al menos: un hombre se enamora de ella y la saca de esa vida, y la hija no guarda rencor a su madre.
Esta es la original de Bobbie Gentry.

Fancy cayó en el olvido hasta que la versionó Reba McEntire en 1990, dentro de su álbum Rumor Has It. Su anterior productor se había opuesto repetidas veces a que la estrella la grabara, al considerar que Gentry ya había puesto el listón muy alto. Tras cambiar de manager, pudo hacer realidad su sueño. El single llegó al Top 10 de la lista Billboard, y en numerosas ocasiones Reba se ha referido a ella como uno de sus grandes hitos, con el que suele cerrar sus conciertos.

Barbara Mandrell, la novia de la steel guitar

barbara_mandrell
Nació en 1948 y, desde muy pequeña, mostró sus talentos musicales: a los nueve años ya tocaba el acordeón y la steel guitar. Su padre, Irby, apoyó incondicionalmente la carrera musical de su hija e incluso fue su primer representante. Este talento natural –no tardó en aprender a tocar el banjo, el dobro y el saxofón– llamó la atención del sagaz productor Chet Atkins, quien le dio su primera oportunidad junto con su amigo Joe Maphis, que le contrató para tocar en su salón de baile; allí conoció a Johnny Cash y a Patsy Cline, con los que salió de gira.
Se enamoró del batería de la Mandrell Family Band, Ken Dudney, pero sus padres se opusieron a la relación, ya que a la sazón Barbara sólo tenía 14 años (se casarían cuando Dudney volviera de Vietnam, varios años más tarde). Su primer contrato con una discográfica –Columbia Records– fue en 1969, y allí permaneció hasta 1975. Sin embargo, su verdadero éxito llegaría después. Se retiró, relativamente joven, con su último disco, It Works For Me, de 1997.
Escuchemos I was country when country wasn´t cool (“Era country cuando el country no estaba de moda”), uno de sus mayores éxitos y uno de sus temas más recordados. Data de 1981 y pertenece a su disco Barbara Mandrell Live. Fue escrita por Kye Fleming y Dennis Morgan y, para grabarla, contó con la colaboración de George Jones, a quien se cita en la letra y que se une a Mandrell al final.
La canción puede enmarcarse en la corriente del neocountry, una vuelta a las raíces del country de principios de los 80, de la que la banda sonora de Cowboy de ciudad (Urban Cowboy, 1980) sería un buen ejemplo.
Tal como anticipa el título, la letra supone toda una reivindicación de la música country: la protagonista solía vestir Levis y camisas de franela cuando no se llevaban, escuchaba el Opry cuando los demás se enganchaban al rock and roll y el rhythm and blues, y se embelesaba con Roy Rogers –un actor-cantante de música western– y George Jones en la radio del coche.
Os dejo con la versión original de Barbara Mandrell y la citada aparición de George Jones.

En 2009, Reba McEntire cantó la canción en directo. En esta ocasión, también George Jones aparece al final de la misma.

Ahora escuchemos a las dos, Mandrell y McEntire, en la gala que celebraba el 70 aniversario del Grand Ole Opry en 1996.