I Love a Rainy Night. Eddie Rabbitt, Even Stevens y David Malloy, 1980

eddie_rabbitt-i_love_a_rainy_night_s_2

Hace unos meses escuchamos una de las primeras canciones de Eddie Rabbitt (ver entrada Pure Love). Pues bien: hoy disfrutaremos de su tema más popular, I Love a Rainy Night, cuyo origen se sitúa en los años 60, cuando un joven Eddie Rabbitt entretenía el rato en su pequeño apartamento una noche de lluvia y, a diferencia de lo que le suele pasar la gente, no se sentía deprimido por la lluvia. Pensó que este podía se un buen título para una canción –“Me encanta una noche lluviosa”– pero la idea no pasó de ahí y la canción se quedó esperando a mejor ocasión.

Años más tarde, en 1980, recuperó la vieja cinta que había grabado en su juventud con solo el estribillo y decidió completarla. Para ello pidió la ayuda de sus colaboradores habituales, David Malloy y Even Stevens, y nació este éxito, que llegaría al número 1 de las listas y cuyo single terminó vendiendo más de un millón de unidades.

La letra habla de los sentimientos agradables que le inspiran al narrador una noche tormentosa: “Los aguaceros lavan todas mis preocupaciones y despierto a un día soleado”.

La versión original de Eddie Rabbitt pertenece a su disco Horizon (1980).

Escuchemos otras dos versiones del tema, en mi opinión de inferior calidad a la original. En primer lugar, la del cantante nacido en Louisiana Robert Mizzell.

Os dejo por hoy con la versión de Tom Jones.

 

To All the Girls I’ve Loved Before. Albert Hammond y Hal David, 1975

to-all-the-girls

Hoy vamos a disfrutar de una de las más incursiones más aplaudidas de un cantante español en el terreno country. Julio Iglesias y Willie Nelson la grabaron cuando ya llevaba varios años escrita y había sido grabada en alguna ocasión, pero su versión le debe toda su popularidad a ellos. Albert Hammond compuso la melodía y Hal David le añadió la letra. El protagonista echa la vista atrás, recuerda a todas las chicas que ha amado y les dedica esta canción.

El propio Hammond presentó la versión original en 99 miles from L.A. (1975).

Os dejo ahora con Bobby Vinton en Encore (1980).

Como os decía antes, la versión más conocida es la que cantaron a dúo Willie Nelson y Julio Iglesias, que apareció en el disco de este último 1100 Bel Air Place (1984). Su éxito le abrió al madrileño las puertas del mercado americano.

Ese mismo año, Merle Haggard la grabó para su álbum It’s All in the Game.

Engelbert Humperdinck la incorporó a su repertorio en su disco Remember I Love you (1988).

Floyd Cramer la interpretó al piano y cautivó al público en el recopilatorio Best of Floyd Cramer (2004).

Un tanto alejada del country, Felix Gray y Didier Barbelivien nos regalaron una versión en francés con el título À toutes les filles (que j’ai aimé avant), en 1990.

Seguimos en Europa. En Reino Unido, Tom Jones la grabó para su álbum More Great Hits from Tom Jones (1998).

Country Urbano (XXVI)

wichita
67. Tulsa. Seguimos en Tulsa, Oklahoma, con un homenaje de Wayne Hancock al western swing, que nació aquí allá por los años 30. Hancock, en activo desde los 90, grabó este interesante tema en su disco Tulsa (2006). La letra nos informa de que la ciudad de Tulsa es la más adecuada para bailar el swing.

68. Manhattan, Kansas. A esta ciudad se la conoce como “la Pequeña Manzana”, en contraposición a “la Gran Manzana”, el barrio de Manhattan en Nueva York. El primero en grabar Manhattan, Kansas, escrita por Joe Allen, fue Glen Campbell, que la sacó como single en 1972. Cuenta la historia de una mujer soltera que tiene un hijo en esta ciudad y se traslada a Denver (Colorado) a trabajar de camarera para poder salir adelante.

Escuchemos la versión de Loretta Lynn en Here I Am Again (1972).

Donna Fargo la incluyó en su disco de debut The Happiest Girl in the Whole USA (1972).

Jeannie C. Riley la versionó en su álbum Down to Earth (1973).

69. Wichita Lineman. Escuchemos ahora la que ha sido calificada como “la primera canción existencialista country” (Dylan Jones en el periódico británico The Independent). Escrita por Jimmy Webb en 1968, el primero en grabarla fue Glen Campbell. Otra colaboración entre ellos –Webb como compositor y Campbell como cantante– fue Galveston, que ya hemos escuchado en esta misma serie. La letra habla de la soledad y la nostalgia por el amor perdido de un operador que tiende y mantiene los cables de los postes telefónicos. Escuchemos la grabación de Glen Campbell.

La de Johnny Cash apareció póstumamente dos meses después de su muerte, en 2003, dentro del disco Redemption Songs, perteneciente al compilatorio Unearthed.

El galés Tom Jones versionó esta canción en This is Tom Jones (1969).

Green green grass of home. Curly Putman, Jr., 1965

blueridge-greengrass
El primero que grabó esta nostálgica canción, que habría de ser el mayor éxito en la carrera de Claude Putman Jr., fue Johnny Darrell; pero la fama le llegó con la interpretación de Porter Wagoner, que alcanzaría el puesto 4 de las listas.
Su génesis tuvo mucho que ver con el cine. Putman se inspiró en la escena final de La jungla de asfalto (1950), en la que Sterling Hayden, hacia el final, y ya moribundo, se esfuerza por llegar a su granja rodeada de “hierba verde”, donde había transcurrido su infancia y de la que guardaba los mejores recuerdos.
Nuestra canción comienza cuando un hombre vuelve a su hogar, y allí se encuentra con todos los que han significado algo en su vida. Pero pronto la letra da un giro tenebroso: ese viaje transcurre solo en su imaginación, puesto que el narrador se encuentra encarcelado y aguardando su ejecución. Cuando al romper el alba camine entre el sacerdote y el guardián que le conducirán al patíbulo, será también capaz de tocar la hierba verde del hogar.
Escuchad la versión de Porter Wagoner publicada por el sello RCA Records en 1965.

Ese mismo año, Bobby Bare la incluyó en su disco Bobby Bare’s Country.

He aquí la versión de Jerry Lee Lewis en su disco Country Folks for City Folks (1965).

Tom Jones, al año siguiente de oír la versión de Jerry Lee Lewis, de quien llegó a ser un buen amigo, se enamoró de la canción y quiso grabarla él mismo (hasta entonces no se había sumergido en el océano country). Y arrasó, hasta el punto de que fue el primer single de Decca Records en Reino Unido que vendió más de un millón de copias. Su versión fue número 1 en Inglaterra, Irlanda, Noruega y Australia.

En 1967 Roger Miller la versionó en su álbum Walkin’ in the Sunshine.

Esta grabación corresponde al disco Mama Tried, de Merle Haggard (1968).

Una jovencísima Joan Baez la cantó en 1969.

Elvis Presley, en 1975, reinterpretó la melodía.

Por último, Kenny Rogers nos dejó esta versión en 1977.

I can’t stop loving you. Don Gibson, 1957

ray

Este clásico de las baladas country ha sido grabado por artistas especializados en todo tipo de géneros: blues, pop, swing, jazz, rockabilly, folk rock… La canción salió de la pluma de Don Gibson en 1957 y él mismo la grabó el 30 de diciembre de ese año. En 1958 apareció en un sencillo con O, Lonesome Me en su cara B. Sin lugar a dudas, la versión que más se recuerda es la de Ray Charles de 1962, tan personal y tan eterna. Fue número 1 durante 5 semanas consecutivas en el Billboard Hot 100, número 1 en las listas de R&B (rhythm and blues), número 1 en las listas británicas, número 1 en las australianas y 4 en las noruegas… Charles grabó el sencillo en febrero de 1962, junto con otro clásico de la música country, Born to lose. También lo incluyó en su LP Modern sounds in country and western music, cuyas ventas superaron el medio millón de copias y por que el que le dieron el disco de oro.
Otras versiones memorables fueron las de Kitty Wells, Roy Orbison, Frank Sinatra, Tom Jones, Ella Fitzgerald, Van Morrison o Count Basie, quien hizo una versión instrumental en clave de jazz. La última vez que el tema fue versionado fue en el disco de Madeleine Peyroux The blue room (2012).
I can’t stop loving you es, claro está, una canción de amor. El narrador recuerda una relación que tuvo y que no ha podido olvidar, por lo que decide vivir su vida con los sueños del ayer. Las horas felices que pasaron juntos no hace tanto le ponen triste, porque “no puede dejar de amarla”. He aquí la versión de Ray Charles.