Crystal Gayle, la primera mujer que tuvo un disco de platino

crystal gayle
Brenda Gail Webb, la menor de las hermanas de Loretta Lynn –se llevan 19 años– nació en 1951. Siguiendo los pasos de su hermana, se dejó caer por sus giras y, tras graduarse, firmó en 1970 su primer contrato con Decca Records, el mismo sello donde trabajaba Loretta. Le pidieron que se cambiara el nombre y eligió el de Crystal Gayle (su marido se apellida Gatzimos).
Su casa, Decca Records, se mostró reacia a que grabara un álbum completo, y, ni corta ni perezosa, se marchó y firmó con United Artists. Con ellos sacó su primer disco, Crystal Gayle, en 1975, y su éxito creciente le dio alas para firmar con la todopoderosa Columbia. En 1982, colaboró en la película de Francis Ford Coppola Corazonada. En los 90, el público le empezó a ser esquivo, y aunque hoy en día ya no graba nuevo material, sigue actuando y haciendo giras.
Escuchemos su canción más popular, Don’t It Make My Brown Eyes Blue, que le valió el Grammy a la mejor interpretación femenina. Apareció en el álbum We Must Believe in Magic (1977), que fue su primero de platino (el segundo lo obtendría al año siguiente por When I Dream). Como sugiere su título, la narradora le pide a su pareja que no haga que sus ojos marrones se llenen de tristeza.

La cantante holandesa Laura Fygi, más centrada en el jazz, nos regaló esta versión.

Acabamos con Richard Leigh, en una actuación televisiva en directo en 1991.

Anuncios