En Familia (I)

carter family
Empiezo hoy una serie dedicada a los grandes éxitos del primer grupo conocido de la música country, la familia Carter. En 2008 la discográfica británica Not Now Music publicó un recopilatorio con dichos éxitos en un doble CD titulado The Carter Family: Wildwood Flower, no en vano uno de sus temas más populares. Echad un vistazo a la página web de esta compañía, http://www.notnowmusic.com. Encontraréis unos productos muy interesantes no solo de country, sino también de rhythm and blues, jazz, bandas sonoras de películas, soul, música clásica, orígenes del rock… pero todos con un nexo en común, que nos múisica de ahora como sugiere el nombre del sello.
Yo me hice con el CD en un reciente viaje a Bristol, Reino Unido, y no deja de ser curioso que la ciudad homónima de Tennessee guarde una relación tan profunda con la familia Carter. Fue en esa localidad donde se realizaron las primeras grabaciones country —en las que también participó la familia Carter—, de la mano del cazatalentos Ralph Peer (ver entrada dedicada a las grabaciones de Bristol).
No vamos a abundar más en la importancia de la familia Carter en la música country, os remito a la reseña biográfica que publiqué el 5 de abril de 2014. Vamos, pues, a la parte musical propiamente dicha.
Empezamos con la canción que abre y da título al disco, Wildwood Flower. El origen de este tema folk (recordemos que en los primeros tiempos los cantantes de country eran conocidos y se referían a sí mismos como cantantes de folk o de hillbilly music) habría que buscarlo en 1860, cuando se publicó por primera vez con música de Joseph Philbrick Webster (autor también de la canción de la Guerra de Secesión Lorenaentrada 24 de febrero de 2015— y del himno evangélico In the Sweet By and By) y letra de Maud Irving. Entonces se llamaba I’ll Twine ‘Mid the Ringlets. La primera grabación de la familia Carter tuvo lugar en Camden, Nueva Jersey, el 10 de mayo de 1928, y los catapultó a la fama. Maybelle Carter dijo de ella: “La primera vez que oí esta canción era una chiquilla. Mi madre la cantaba y la madre de mi madre también, lleva presente años y años. Es la canción más popular que hemos grabado nunca, y apenas hay un grupo de country que no la utilice”. Va de una chica inocente que se fía de las promesas de su amado y se entrega a él, pero este la abandona. “Quiero verle y lamentar la hora oscura en que se fue y abandonó a esta flor silvestre”, dice. Escuchemos ya a la familia Carter.

Reese Witherspoon la cantó en la película En la cuerda floja (2005), biografía sobre la figura de Johnny Cash en la que ella interpretaba a June Carter.

Miranda Lambert barre

acm awards 2015
Como os anunciaba el pasado viernes, el domingo 19 se desvelaron los Premios de la Academia de la Música Country, en una entretenida ceremonia celebrada en el estadio de los Dallas Cowboys en Arlington, Texas.
Miranda Lambert, oriunda de ese estado, fue la gran protagonista de la velada: ganó por sexta vez el premio a la mejor vocalista femenina del año (se coloca a uno de la marca establecida por Reba McEntire), y por cuarta vez uno de sus discos se alzó con el laurel al mejor álbum. Lambert no podía ocultar su satisfacción: “No sé lo que pasa esta noche. Amo mi trabajo, nunca dejaré de amar mi trabajo”. Por si fuera poco, Lambert fue también una de los siete agraciados con el premio especial por el 50 aniversario de la ceremonia, entregado por Reese Witherspoon y Sofia Vergara. No obstante, se le escapó el premio gordo, el de artista del año, que fue a parar a Luke Bryan, uno de los copresentadores de la gala.
Uno de los momentos más emotivos fue cuando la madre de Taylor Swift, enferma de cáncer según anunció hace poco su propia hija, le entregó otro de los premios especiales. Andrea Swift reconoció que era “una madre orgullosa” y alabó a su hija –ya cómodamente instalada en el pop con su álbum 1989– por su valentía para seguir explorando su curiosidad musical.
La ceremonia comenzó con el clásico All my ex’s live in Texas, una canción muy apropiada por cuanto se trataba de la primera vez que la ceremonia tenía lugar en el estado de la estrella solitaria. Y Luke Bryan y su partenaire al frente de la gala, Blake Shelton, hicieron amago de jugar al fútbol, ya que el escenario es, como he dicho, la sede de los Dallas Cowboys.
Vamos, que no faltó de nada, ni siquiera la nota patriótica, que pusieron Brooks and Dunn, también merecedores de un premio especial, que recibieron de manos de Taya Kyle, la viuda del personaje que inspiró El francotirador. “Me gustaría dar las gracias a nuestros hombres y mujeres en las Fuerzas Armadas que protegen nuestra libertad”, dijeron al recibir el premio.
El palmarés quedó como sigue:
Artista del año: Luke Bryan
Vocalista masculino del año: Jason Aldean. El tercer premio en esta categoría.
Vocalista femenina del año: Miranda Lambert
Artista novel del año: Cole Swindell. El tema más conocido de este artista de 31 años es Chillin’ It. Escuchémoslo.

Dúo vocal del año: Florida Georgia Line
Grupo vocal del año: Little Big Town. En la ceremonia, este grupo interpretó su último éxito, Girl Crush. Os dejo con él.

Single del año: I Don’t Dance, Lee Brice

Álbum del año: Platinum, Miranda Lambert
Canción del año: Automatic, Miranda Lambert

Acontecimiento vocal del año: This Is How We Roll, Florida Georgia Line

Vídeo del año: Drunk on a Plane, Dierks Bentley