La música salva a Nueva Orleans de las aguas

treme_3
Hace diez años, el 29 de agosto de 2005, la zona costera del sur de Estados Unidos fue azotada por uno de los peores desastres naturales de su historia. El huracán Katrina dejó a su paso más de 1.800 víctimas mortales en lugares como Mississippi, Alabama, Florida y, especialmente Louisiana, donde su ciudad más importante, Nueva Orleans, quedó prácticamente arrasada.
Como recuerdo a la tragedia y homenaje a las gentes que la sufrieron, el guionista y productor televisivo David Simon creó una serie desarrollada en Nueva Orleans, esa ciudad donde el Verbo de la música se hace carne. Treme, cuyo nombre está sacado de uno de sus barrios –escrito Tremé– se emitió entre 2010 y 2013. Aunque la mayor parte de su banda sonora es de jazz –Nueva Orleans se considera la cuna de este estilo–, también aparece un personaje, interpretado por Steve Earle, cuya carrera asociamos forzosamente con el country.
Mientras rodaba la serie, Steve siguió adelante con su carrera musical y presentó el álbum I’ll Never Get Out of This World Alive, título dictado por una canción de Hank Williams, que le inspiró también el de una novela que publicó en 2011. Earle sigue en activo y su último trabajo, Terraplane, ha visto la luz el pasado mes de febrero.
Escuchemos ahora la canción con la que se cierra I’ll Never Get Out of This World Alive. This City, escrita originariamente para Treme, suena repetidas veces a lo largo de su metraje, y fue nominada a un Grammy en la categoría de canción escrita para el cine, televisión u otros medios audiovisuales.

El siguiente álbum de Earle, The Low Highway (2013), reivindica de nuevo al gran Hank –The Lost Highway fue uno de sus mayores éxitos– y bebe otra vez de Treme, ya que incluye otra de las canciones de la serie, After Mardi Gras –como sabéis, el Mardi Gras es el desfile de carnaval de Nueva Orleans–, escrita junto a Lucia Micarelli, que en la serie interpreta a la violinista Annie Talarico.

Otro tema de la serie, y del citado The Low Highway, es That All You Got?, escrito en solitario por Earle.

Come Out Ye, Black and Tans es una canción de tradición irlandesa que en Treme ejecutan Steve Earle acompañado por Spider Stacy, de The Pogues. El narrador se muestra orgulloso de ser irlandés y de la valentía que muestra su pueblo en su lucha contra el imperialismo británico.

Os dejo con la excelente versión de Derek Warfield y los Young Wolfe Tones del mismo tema, que, aunque no aparece en la serie, merece sin duda ser escuchada.

Un estándar del jazz en clave country

ain't
Hay multitud de canciones que no nacieron como tonadas country, pero, debido a su popularidad, acabaron siendo grabadas por artistas de este género. Es el caso de Ain’t Misbehavin’ (“No me estoy comportando mal”), escrita en 1929 por Thomas Wright Waller, más conocido como Fats Waller, en colaboración con Harry Brooks –los artífices de la melodía–, con letra de Andy Razaf. El protagonista alega a su pareja que no se está portando mal y que reserva todo su amor para ella.
Escuchemos una selección de versiones ejecutadas por artistas country de este estándar del jazz.
En primer lugar, la de Hank Williams, Jr., que pertenece a su álbum Five-O (1985). En 1987, Williams fue candidato al Grammy y al premio de la Asociación de Música Country en la categoría de mejor interpretación masculina por esta canción.

Este instrumental de Chet Atkins lleva fecha de 1957. Es una muestra más de su virtuosismo en la guitarra.

El grupo Asleep at the Wheel, capitaneado por Ray Benson, revitalizó este clásico.

Frankie Laine, conocido por haber cantado clásicos como High Noon o el tema principal de Gunfight at O.K. Corral, hizo esta versión.

Ahora es el turno de otro de los grandes del country, Willie Nelson, que, por cierto, protagonizó la película Honeysuckle Rose (1980), cuyo título proviene de otra composición de Waller. Su versión está incluida en el álbum American Classic (2009).

Would You Go With Me. Shawn Camp y John Scott Sherrill, 2005

would you go
El segundo álbum de Josh Turner, Your Man, se abre con esta canción, cuya calidad formal, con una rica instrumentación –dobro, mandolina, banjo…–, ha sido aplaudida a rabiar por la crítica.
El público tampoco le ha sido esquivo; y, en septiembre de 2012, llegó a single de platino por la Asociación de Grabaciones Americana. Turner fue, además, candidato a los Grammy a la mejor interpretación masculina.
La letra es una proposición de amor a una mujer: “¿Irías conmigo si bajáramos por calles de fuego, irías conmigo si estuviéramos perdidos en campos de trébol y no supiera el camino, irías conmigo si cabalgáramos sobre las nubes juntos? Si te diera la mano, ¿la cogerías y me harías el hombre más feliz del mundo?”.
Mención aparte merecen sus compositores, dos figuras inexcusables del country actual: Shawn Camp, que ha realizado temas para Garth Brooks o Blake Shelton; y el veterano John Scott Sherrill, que lleva en esto desde principios de los 80 y ha escrito canciones para Steve Wariner, Waylon Jennings, Patty Loveless, Allison Krauss o George Strait.
Esta es la versión original de Josh Turner en el vídeo oficial del single, dirigido por Kristin Barlowe.

Os dejo ahora con una excelente versión de este tema, que grabó Kris Farrow en 2008.

Fruto de la colaboración entre Josh Turner y Randy Travis, surgió esta otra versión grabada en 2006.

Ochenta años después…

tumbleweed
Hoy vamos a retrasar los relojes hasta 1935. Aquel año se estrenó un western que incluía uno de los mayores clásicos de la música country de esa década, junto con That Silver Haired Daddy of Mine (ya escuchado aquí). Me refiero a Tumbling Tumbleweeds, una de las primeras grabaciones de Gene Autrey que superó el millón de unidades vendidas.
La canción fue escrita en 1930 por el canadiense Bob Nolan, que no la patentó hasta 1934, cuando el grupo Sons of the Pioneers la grabó junto con Roy Rogers (Rudy Vallee le había puesto ya voz en 1933, pero su interpretación no fue registrada).
Nolan trabajaba de caddie en Los Ángeles, California, cuando se le encendió la bombilla. El título alude a las sorrascas o rodadoras, esas plantas con forma de bolas que van rodando por el desierto, mecidas por el viento y sin rumbo fijo, tan típicas de las películas del Oeste. El autor plantea una obvia analogía con la vida de los cowboys, siempre a la deriva. Originariamente, la canción se llamó Tumbling Leaves y tenía una estrofa más, pero un ejecutivo de la discográfica Sam Fox Music la eliminó, sin el consentimiento de su autor, al entender que no sonaba lo bastante a western.
No sería esa la última vez que los patrones le tomaran el pelo. En 1959, extrañado por los exiguos beneficios que le reportaba un tema tan popular, contrató los servicios de un abogado, que descubrió que la editora que a la sazón explotaba los derechos, la Williamson Music, estaba “amañando” las cifras y le pagaba solo un pequeño porcentaje de lo que le correspondía. Nolan les demandó y ganó el pleito, pero, como la ley no permitía revisar las ventas anteriores a siete años, nunca llegó a recibir todo lo que la canción había generado.
La película homónima de 1935, protagonizada por Gene Autrey, catapultó a la fama la canción, que también sonaría en cintas posteriores como West of the Santa Fe (1938), Silver Spurs (1943), Hollywood Canteen (1944) o Don’t Fence Me In (1945).
Escuchemos ahora algunas versiones de este clásico, cuya letra ha sido considerada por la Asociación de Escritores Western como una de las 100 mejores del siglo. “Me encontrarán solo pero libre como las plantas del desierto. Las preocupaciones del pasado quedarán atrás, no hay ningún lugar donde ir, pero yo encontraré el camino, yendo a la deriva como las plantas del desierto”.
Esta es la original de Sons of The Pioneers –grupo formado por Bob Nolan, Tim Spencer y Roy Rogers–, que la convirtieron en su canción de cabecera.

La popularidad le llegó, como hemos dicho, cuando Gene Autrey, el cowboy cantante, la interpretó en Tumbling Tumbleweeds (1935).

Slim Whiteman alcanzó un gran éxito con esta personal reinterpretación en 1956.

La versión de Frankie Laine pertenece a su álbum Call of the Wild (1962).

Marty Robbins la grabó en su disco All Around Cowboy (1979).

Your Man. Chris Stapleton, Chris DuBois y Jace Everett, 2005

Yourmancover
Hace dos semanas os hablaba de la canción con la que debutó Josh Turner, Long Black Train, y que incluyó en su primer disco. Hoy toca avanzar en su carrera hacia su segundo disco, Your Man, que apareció a principios de 2006.
El tema que le da título, y que apareció como single en agosto del año anterior, bien se merece la entrada de hoy. La canción ha sido una de las más vendidas de Turner y, en 2012, el single, publicado por MCA Nashville, fue certificado disco de platino, con un millón de unidades vendidas. También fue, por cierto, el primer número 1 de su carrera en las listas; y la Asociación de Compositores, Autores y Editores –algo parecido a la SGAE de aquí– le otorgó el premio a la mejor composición en 2006.
El narrador propone a su pareja que cierre la puerta, baje la intensidad de la luz, ponga música suave y lleven a la práctica aquello que ha “tenido en mente todo el día”; porque, en fin, no se puede creer “lo mucho que le pone ser su hombre”.
Os dejo con la versión original de Josh Turner.

El mismo Turner ha grabado varios éxitos suyos con Randy Travis. Esta es la versión de ambos.

Willie Jones, un joven de 17 años concursante del programa X Factor, la cantó en 2012.

Escuchemos ahora al grupo Home Free, liderado por Tim Froust, en otra versión, esta de 2014.

In Memoriam

sherrill_billy_headshot
Esta semana no nos deja de dar sustos en lo que a fallecimientos de personalidades de música country se refiere. Si el sábado os daba cuenta de la muerte de Lynn Anderson, hoy me tengo que hacer eco de una noticia que nos sorprendió ayer: la muerte del legendario productor musical y compositor Billy Sherrill a los 78 años. Hagamos un repaso por su fascinante carrera por orden cronológico.
Uno de los primeros éxitos de su carrera le llegó en 1966, cuando escribió junto a Glenn Sutton Almost Persuaded que en la grabación de David Houston se alzó tres Grammys, entre ellos el de mejor canción country y western en la ceremonia del año siguiente. La canción cuenta la historia de un conato de infidelidad entre un hombre casado pero finalmente no sucede: aunque “estaba casi persuadido” el hombre ve “el reflejo de su anillo de boda”.

Entre los logros más destacados de Billy Sherrill figura el clásico Stand by Your Man (1968) que grabó Tammy Wynette y él escribió junto con ella. Os dejo con la entrada que dediqué en su día a esta canción.
https://riverofcountry.wordpress.com/2014/12/03/stand-by-your-man-tammy-wynette-y-billy-sherrill-1968/
En 1975 consiguió otro Grammy a la mejor canción country por su composición junto a Norro Wilson de A Very Special Love Song que grabó Charlie Rich.

Otro de sus “imprescindibles” fue el trabajo de producción al frente del disco popularizado por George Jones He Stopped Loving Her Today (1980), una de las mejores canciones que ha dado la música country. Sherrill fue productor de George Jones durante 19 años. Aquí tenéis la entrada correspondiente.
https://riverofcountry.wordpress.com/2015/05/11/he-stopped-loving-her-today-bobby-braddock-y-curly-putman-1980/
Poco después, en 1982 produjo el single cantado a dúo por George Jones y Merle Haggard Yesterday´s Wine, un tema que había sido escrito en 1971 por Willie Nelson. Escuchemos al tándem formado por George Jones y Merle Haggard.

Su exitosa carrera le valió entrar a formar parte de Salón de la Fama de la Música Country en 2010.

Marty Stuart, fusión de estilos

marty stuart
Nuestro protagonista nació en Mississippi en 1958. A los 12 años empezó a tocar en el grupo de bluegrass The Sullivan Family. En los 70, trabajó en la formación del legendario Lester Flatt hasta la muerte de este en 1978. Después, su carrera seguiría la estela del bluegrass junto a otro de los grandes del género, Vassar Clements.
Marty Stuart se introdujo en el country colaborando con todas las leyendas a su alcance. Lo hizo con Doc Watson e incluso con Johnny Cash, con cuya hija se casó (y se divorció poco después). A mediados de los 80, abandonó el bluegrass, comenzó su carrera en solitario y fichó por la Columbia. Sus discos no conseguían despegar del todo, pero las revistas de la época lo seguían considerando una de las promesas más seguras del country.
Por fin, en 1989 le llegó el éxito tras firmar con MCA, la antigua Decca Records, con quienes publicó Hillbilly Rock, disco de oro. Uno de sus singles –el que le da título– fue su primer Top 10 en las listas country. En los 90 hiló un hit tras otro. Su siguiente trabajo, Tempted, reeditó la notoriedad de su anterior obra y, en 1992, su dúo con Travis Tritt The Whiskey Ain’t Working le procuró la mejor posición en las listas, el número 2, y el primer Grammy de su carrera. En 1997 se casó con otra estrella del country, Connie Smith, a quien produjo su álbum Connie Smith.
Su último proyecto le ha llevado a la cuna de la música country en Bristol, Tennessee, donde tuvieron lugar las primeras grabaciones en 1927 (aquí podéis ver la entrada correspondiente). Allí ha realizado el álbum Ortophonic Joy: The Bristol Sessions Revisited, que vio la luz el pasado mes de mayo, y se ha reunido con personalidades como Dolly Parton, Vince Gill, Steve Martin o Emmylou Harris.
Escuchemos el primer single de Marty Stuart, Arlene, publicado en 1985 como anticipo de su álbum Marty Stuart (1986). Escrito por Curtis Allen, lo publicó la Columbia y llegó al puesto 19. Habla de una chica llamada Arlene a la que el protagonista ve desde lejos, mientras va conduciendo por la carretera. Se queda prendado de ella, pero pronto descubre que la seducción no será fácil, porque su padre la “tiene atada muy en corto”.